El puntillismo exigente de Paul Signac

Pintor y autodidacta, Paul Signac está considerado uno de los artistas más importantes de finales del siglo XIX, gracias a su contribución para el desarrollo del puntillismo, junto a Georges Seurat, cuyas teorías defenderá hasta después de su muerte, mientras reclamó por siempre su parte de paternidad del neoimpresionismo.

El puntillismo exigente de Paul Signac

Su anticonformismo y su independencia de espíritu lo llevaron a defender la causa de los anarquistas, subvencionado generosamente sus publicaciones en la década de 1890. Apasionado por la navegación, Signac, quien entrenó a muchos de sus compañeros en Saint-Tropez después de instalarse en la villa "La Hune", fue también pintor oficial de la Armada. Su obra está atravesada por el mar y los puertos, sinónimos para él de evasión y libertad.

PAUL SIGNAC. "Le Port de Saint-Tropez" (1901-02). Imagen vía: © Musée national de l’art occidental (Tokio)
PAUL SIGNAC. "Le Port de Saint-Tropez" (1901-02). Imagen vía: © Musée national de l’art occidental (Tokio)

"Aquí, no se copia", tal afirmación se atribuye a Gauguin, quien lanzaría esta fórmula de reproche a un adolescente en la cuarta exposición parisina de pintores impresionistas realizada en 1879, en la Avenue de l'Opéra. El adolescente en cuestión, que descubría ese día la obra de Gustave Caillebotte, Mary Cassatt, Edgar Degas, Claude Monet y Camille Pissarro, se llamaba Paul Signac. Tiene 16 años y ya sueña con ser pintor. Su madre que hubiera preferido que fuera arquitecto, no se opone a su elección cuando decide, al año siguiente, abandonar la escuela secundaria para emprender una carrera como artista. Su padre, un exitoso comerciante, acababa de morir.

PAUL SIGNAC. "Route de Gennevilliers" (1883). Imagen vía: © Musée d'Orsay
PAUL SIGNAC. "Route de Gennevilliers" (1883). Imagen vía: © Musée d'Orsay

Como era habitual en aquella época, Signac alquiló un estudio en Montmartre y se formó con el académico Emile Blin, donde conoce al comerciante de colores Julien François Tanguy. Después continuará su formación en el taller de la rue Constance, "copiando" a los grandes nombres del impresionismo, incluidos Manet y Monet, con quienes buscará consejo y encontrará una amistad duradera. La influencia de la corriente impresionista se hace notar incluso en la vida sentimental del joven artista que, a principios de la década de 1880, conoce a Berthe Roblès, una prima de Pissarro, con quien se casará en 1892.

PAUL SIGNAC. "Femme à l’ombrelle". Retrato de Berthe Roblès (1893). Imagen vía: © Musée d’Orsay
PAUL SIGNAC. "Femme à l’ombrelle". Retrato de Berthe Roblès (1893). Imagen vía: © Musée d’Orsay

Pero es en su encuentro con Georges Seurat en 1884, donde se decidirá su carrera. Paul Signac, sensible a sus métodos sistemáticos y su teoría de los colores, abandona su breve pincelada, heredada del movimiento impresionista, para lanzarse al puntillismo inventado por Seurat, con quien fundó en julio de ese año, la Sociedad de Artistas Independientes, organizadores del salón del mismo nombre.

GEORGES SEURAT. Retrato de Paul Signac (1890). Imagen vía: Wikipedia
GEORGES SEURAT. Retrato de Paul Signac (1890). Imagen vía: Wikipedia

Esta asociación durará hasta la muerte del pintor de Une baignade à Asnières (1884) y de Cirque (1891), apenas siete años después de su exitoso encuentro. Signac organizará las exposiciones póstumas de su "maestro" en Bruselas y París en 1892. Mientras tanto, el puntilloso puntillista participa, por invitación de Berthe Morisot, en la octava y última exposición impresionista, que tendrá lugar del 15 de mayo al 15 de junio de 1886, en la Maison Dorée, cerca del Boulevard des Italiens. Ese mismo año, en París, conoce a Vincent Van Gogh, con quien visitará durante los meses siguientes y regularmente la Costa de Asnières para pintar paisajes acuáticos y escenas de cafés en las orillas del Sena.

PAUL SIGNAC. "Antibes, le nuage rose" (1916). Imagen vía: Artslack
PAUL SIGNAC. "Antibes, le nuage rose" (1916). Imagen vía: Artslack

En 1892, Signac descubre Saint-Tropez durante uno de sus viajes por vocación artística bajo el estandarte neoimpresionista, pasos que le valieron el apodo de "Saint Paul du pointillisme" ... El pintor cayó bajo el encanto de esta joya de la Côte-d'Azur y cinco años después, adquirió la villa "La Hune", donde se desplazarán, como en peregrinación, la mayoría de los pintores más importantes del cambio de siglo como Maurice Denis y los Nabis o Henri Matisse y los fauvistas.

PAUL SIGNAC. "Opus 217. Sur l'émail d'un fond rythmique de mesures et d'angles, de tons et de teintes". Retrato de M. Félix Fénéon (1890). Imagen vía: Wikipedia
PAUL SIGNAC. "Opus 217. Sur l'émail d'un fond rythmique de mesures et d'angles, de tons et de teintes". Retrato de M. Félix Fénéon (1890). Imagen vía: Wikipedia

A orillas del Mediterráneo, Signac se dedica a la vela y a la acuarela. Ya cerca del movimiento literario simbolista, abordará la causa de los anarquistas, colaborando en las publicaciones de Jean Grave, en particular Les Temps nouveaux, y en Almanach du Père Peinard de Emile Pouget. Cuando no entrega sus pinturas y dibujos como premios para los sorteos, financia estas publicaciones en un precario balance de su propio dinero. En 1891 presenta su retrato del crítico M. Félix Fénéon que causa sensación en el Salon des Independants.

PAUL SIGNAC. "Le Port au soleil couchant, Opus 236 (Saint-Tropez)" (1892). Imagen vía: © Christie's
PAUL SIGNAC. "Le Port au soleil couchant, Opus 236 (Saint-Tropez)" (1892). Imagen vía: © Christie's

Convertido en pintor oficial de la Armada en 1915, Signac multiplica las pinturas de las costas francesas y, además, a partir de bocetos realizados en su velero, realiza grandes lienzos llenos de pequeños rectángulos multicolores que evocan los mosaicos, así como numerosas acuarelas hasta el fin de su vida. Paul Signac murió de sepsis el 15 de agosto de 1935 en París, a la edad de 71 años. Sus restos descansan en el cementerio de Père-Lachaise.

Encuentra las obras de Paul Signac en el buscador de Barnebys.

Advert