La moda del siglo XVIII a través del arte

Los retratos tienen el fabuloso poder de transportarnos a un mundo pasado que no hemos vivido y de darnos la información necesaria para saber cómo se vivía en otro tiempo.

La moda del siglo XVIII a través del arte

Las obras de arte nos muestran, por ejemplo, los cambios que ha sufrido la moda y la vestimenta, pero también nos brindan la posibilidad de conocer, la clase social, la naturaleza del retratado y algunos rasgos característicos de su personalidad.

La robe à la française

ANTOINE WATTEAU
ANTOINE WATTEAU

En el siglo XVIII sólo los individuos de la alta sociedad se podían permitir el lujo de ir a la moda, además de poder lucir las últimas tendencias de la capital indiscutible de la moda: ¡París!. La robe à la française fue una creación de la Corte Real francesa que consistía en un vestido de tres piezas compuesto por: un corsé muy ajustado, una falda sobre enaguas y un manto que se llevaba por encima de las otras piezas y que acabó recibiendo el nombre de plis Watteau en homenaje a Antoine Watteau; el pintor que siempre los retrataba.

Robe à la française
Robe à la française

La robe à la française tuvo su mayor apogeo a lo largo del período comprendido entre 1720 y 1780. La silueta femenina, con un busto marcado en forma de embudo, se inspiraba en los diseños españoles del siglo XVII. Las faldas ampulosas con gran cantidad de tejido se apoyaban en un armazón fabricado con almohadillas y aros de caña o metal que permitían una silueta rectangular. La falda se abría en la parte delantera para mostrar una falda más decorada.

FRANÇOIS BOUCHER
FRANÇOIS BOUCHER

Sedas bordadas, brocados, tafetanes pintados a mano todo el lujo conocido para mostrar la perfección estética y la elegancia francesas. Uno de los géneros de pintura que mejor muestra la moda del siglo XVIII además de los retratos, es el llamado fête galante. François Boucher junto a Antoine Watteau fueron algunos de los pintores que retrataron escenas al aire libre con grupos de personas ociosas y disfrutando de la vida.

Marie-Jeanne Rose Bertin

Rose Bertin
Rose Bertin

Marie-Jeanne Rose Bertin fue la primera diseñadora de la historia o al menos la primera en ser famosa. Rose Bertin fue la modista personal de la Reina María Antonieta que la llegó a nombrar: "Ministro de la Moda''. La Reina María Antonieta se gastaba increíbles sumas de dinero en vestidos, pelucas y complementos, aunque en 1783 no le importó posar para Marie Louise Élisabeth Vigée Le Brun en camisa de dormir ¡Fue un escándalo!. Entre las clientas de Rose Bertin se encontraban mujeres tan importantes como: Luisa María Adelaida de Borbón, duquesa de Chartres, María Luisa de Parma, la Zarina María Feodorovna de Rusia o la reina Sofía Magdalena de Suecia.

La robe à l'anglaise

Robe a l'anglaise
Robe a l'anglaise

La robe à l'anglaise lucía una espalda ajustada, sin los pliegues del centro de la espalda de la robe à la française, según el estilo de vestidos usados en Inglaterra. Estaba compuesto por un cuidadoso corpiño ajustado, cortado en una sola pieza y una falda sin armazón. La robe à l'anglaise fue utilizado por la aristocracia y la clase alta, pero nunca por la realeza. Aún así se confeccionaban con los tejidos más bellos que pudieran tejerse. La sobrefalda que se dividía en la parte delantera para mostrar una enagua a juego, llevaba cosidos unos pliegues justo debajo de la cintura en forma de "V" del corpiño. La pieza del estómago que llevaban las francesas ricamente adornada es reemplazada por cordones o se hacen con la misma tela del vestido. Este vestido mucho más cómodo que el francés, no tardó en hacerse muy popular también en Francia.

Busca toda la moda del siglo XVIII, aquí en Barnebys.

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.