La importancia de saber dibujar: Alberto Giacometti

"Final Portrait" (en España se ha estrenado con el nombre de: "El arte de la amistad") es una película del 2017 dirigida por Stanley Tucci, en la que el actor australiano Geoffrey Rush encarna al escultor y pintor suizo Alberto Giacometti.

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

Las películas sobre la vida de los artistas más carismáticos se suceden bajo la intensa crítica de los entendidos y la curiosidad del público en general. En Barnebys, la película y nuestro reciente artículo sobre récords de venta de obras de arte nos ofrecen la maravillosa oportunidad para rastrear la vida y las obras de Alberto Giacometti.

El encuentro con el cubismo: inicios

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

Alberto Giacometti nació en el Cantón de los Grisones, en la Suiza italiana, en el año 1901, en el seno de una familia de padres protestantes. Desde temprana edad comenzó a dedicarse a la pintura, al dibujo y a la escultura en el taller de su padre, Giovanni Giacometti, que también era pintor. Cuando tuvo la edad suficiente nutrió su pasión a nivel académico: primero en la Escuela de Artes y Oficios de Ginebra, y después en la Academia de la Grande Chaumière en París.

 

ALBERTO GIACOMETTI
ALBERTO GIACOMETTI

Es precisamente en París donde el joven Giacometti se encontrará de bruces con el cubismo: el movimiento que incluyó entonces a artistas, entre otros, como Pablo Picasso, Georges Braque y Gino Severini que tuvieron un gran impacto en sus primeras obras. Los trabajos de Alberto Giacometti en aquellos inicios son íntimos, fragmentados, descompuestos y casi destrozados.

 

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

En el umbral de la década de 1930, Alberto Giacometti se introduce en el surrealismo. Del mismo modo que se sintió atraído por el cubismo por su componente intimista, se siente atraído por la misma dimensión personal de la nueva corriente. El surrealismo, de hecho, se originó en París en aquellos años con André Breton, su principal teoría o fundamento, se basa en el concepto de "La interpretación de los sueños" de Sigmund Freud. La obra publicada en 1899, tuvo una resonancia internacional con repercusiones que sacudieron el mundo de la psicología y la psiquiatría, e inevitablemente con los años, llegaría a influir en el mundo del arte.

La afirmación personal de un imaginario visual

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

La estética de Giacometti nunca dejará de explorar el inconsciente, tanto en su declinación más íntima como en la más amplia y analítica de la naturaleza y de la psique humana. Durante años fue el punto de apoyo de las discusiones de la mayoría de intelectuales del mundo. Después del abandono del grupo de artistas surrealistas, Giacometti no se asociará con ningún otro movimiento y trabajará de manera independiente y solitaria hasta su muerte en 1966.

[youtube id="Tw_UT9n8up8"]

Giacometti consideraba el boceto como una parte central del proceso de creación. Con motivo de una exposición en el Museo MA*GA, el Museo de Arte de Gallarate (Italia) en 2011, que recopiló obras y dibujos inéditos de Giacometti, el erudito, curador y amigo Michael Pepiatt declaró que: "Los bocetos eran para él una forma instintiva de pensamiento. Nunca se quedó parado sin un lápiz en la mano o con un cigarrillo en la boca".

La fragilidad de la naturaleza humana: pinturas y esculturas

 

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

Con este modus operandi, el artista reformuló los temas de su tiempo, el inconsciente, el existencialismo, la fragilidad de la naturaleza humana, revolucionando el concepto de pintura y escultura de la época y otorgando al arte un legado que aún tiene reverberaciones, especialmente en el arte contemporáneo. A estos elementos, en el transcurso de su carrera artística, se agregaron nuevos elementos: desde el arte primitivo y hasta el existencialismo, cuyos temas fueron el centro de las discusiones con su amigo Jean Paul Sartre.

 

ALBERTO GIACOMETTI
ALBERTO GIACOMETTI

La vida de Giacometti se centró en la investigación sobre el "Yo" y la naturaleza humana, que nunca fue en absoluto egoísta o narcisista, al contrario, fue siempre abierta al otro. Entre las obras más famosas del artista como son: "L'Homme qui marche I" (El hombre que camina) que fue subastada en Sotheby's Londres, el 3 de febrero de 2010 por 104,3 millones de dólares y "L'Homme au doigt" (El hombre que señala) que fue subastada por Christie's el 11 de mayo de 2015 por más de 141 millones de dólares, se encuentran unas de las ventas récord jamás alcanzadas por una escultura.

Giacometti
Giacometti

Las estatuas de Alberto Giacometti son delgadas y filiformes como era él mismo, siempre representaba figuras humanas y se inspiraba en personajes que lo rodeaban en la vida cotidiana: su madre (Annetta), su padre (Giovanni), sus hermanos (Diego y Bruno), sus hermanas (Ottilia) y su mujer (Annette). Frágiles y lineales, las figuras de Giacometti representan el tormento, las preocupaciones y los temores del propio artista. El mismo Jean Paul Sartre definió su trabajo como: "una mediación continua entre la nada y el ser".

 

ALBERTO GIACOMETTI
ALBERTO GIACOMETTI

Entre los materiales favoritos que formaban parte de su taller se encontraba: el bronce, el yeso y la madera, todos ellos materiales pobres y esenciales, sobre los que basó su trabajo y la investigación plástica de su carrera larga y fructífera. La misma ausencia de colores de sus esculturas se puede encontrar en sus pinturas: retratos esbozados, caras llenas de líneas oscuras como si fueran bocetos preparatorios, en tonos de gris y negro, en los que rara vez se encuentran tonos más cálidos.

 

Alberto Giacometti
Alberto Giacometti

Pocos artistas como Alberto Giacometti lograron representar la fragilidad humana con tanta honestidad y sencillez. El artista siempre fue fiel a su estudio sobre la figura humana, consciente de que el objetivo final se le escapaba y con tanta humildad, que incluso decía que sus obras eran: "malas" o "búsquedas fallidas".

Puedes consultar todas las obras disponibles de Alberto Giacometti, aquí en Barnebys.

 

Texto escrito por Ana Isabel Escriche inspirado en el texto escrito por Alice Azzolini del equipo editorial Barnebys Italia.

Anuncio