La historia del vestido más sensual del mundo: el kimono

Aunque parezca increíble, la palabra "kimono" procede de las palabras japonesas "ki" que significa vestir y "mono" que significa cosa, así que "cosa para vestir" en Japón se convierte en todo un arte de la sensualidad y la belleza.

La historia del vestido más sensual del mundo: el kimono

Período Heian (794–1185)

Jūnihitoe
Jūnihitoe

Los kimonos empezaron a utilizarse en Japón alrededor del año 794 d.C., durante el Período Heian, el periodo más largo y estable de la cultura japonesa que duró 400 años. Las damas de la corte vestían un tipo de kimono especial llamado jūnihitoe que poseía hasta 12 capas distintas de tejido de seda. En la actualidad, el jūnihitoe sólo se utiliza en grandes ocasiones como bodas reales, ceremonias especiales o coronaciones y es una de las piezas más valoradas y buscadas por los coleccionistas.

Período Kamakura (1185–1333)

Kamakura
Kamakura

La ascensión de la clase samurai al poder también influyó en la moda del Período Kamakura. Las mujeres de los samurais no estaban dispuestas a vestir las 12 capas del jūnihitoe. La estética samurai era sobria y práctica, ya que debía permitir el uso de armaduras sobre la ropa. Las mujeres de los samurais optaron por vestir las 2 capas que usaban las mujeres del Período Heian como ropa interior: un kosode (camisa) color blanco y un hakama (pantalón) color rojo. Sólo las damas de mayor rango como las esposas del Shogun, usaban cinco capas para mostrar su poder y rango.

Período Muromachi (1336–1573)

Muromachi
Muromachi

La moda durante el Período Muromachi se volvió a fijar en la opulencia cortesana del pasado, a la vez que mantenía un estilo de vestir poco aristocrático. Apareció para los hombres un conjunto sin mangas de dos piezas muy práctico llamado kataginu mientras que las mujeres abandonaron las capas del kimono y se centraron en un sencillo kosode color blanco de mangas más cortas que el kimono, el velo katsugu y los uchikake reservados para las damas de mayor rango de la clase de samuráis y que en la actualidad aún se sigue utilizando para las novias el día de su boda. En las representaciones del teatro Nôgaku actual se utilizan vestimentas del Período Muromachi.

Período Azuchi–Momoyama (1568–1603)

Momoyama
Momoyama

El Período Azuchi-Momoyama es uno de los períodos más cortos de la historia japonesa, pero uno de los más importantes. Con el Período Azuchi-Momoyama llegaron los brocados de seda, el fino crepe, los damascos y el satén.

Período Edo (1603–1868)

Edo
Edo

El Período Edo se caracteriza por un incremento del comercio, la circulación de riquezas y un aumento de las artesanías lo que influyó en el uso del kosode y también en su ornamentación. Los comerciantes querían un poco de esa opulencia aristocrática del pasado y sus bolsillos podían pagar a los artistas y diseñadores de kimonos, que embellecían los tejidos con hojas metálicas, hilos de oro y delicados bordados y teñidos como el kanoko shibori reservado exclusivamente para los ricos y prohibido para los comerciantes.

Período Meiji (1868–1912)

Meiji
Meiji

Por primera vez y durante el Período Meiji apareció la palabra "kimono" para designar el vestido japonés y distinguir el uso de la vestimenta occidental. A partir de este momento, la moda del kimono que había durado siglos, pasó a cambiar de estilo en periodos más cortos de tiempo. Japón se abría al mundo y el mundo caía rendido por Japón. Los caprichos de la moda también quisieron que los kimonos se distinguieran por la longitud de sus mangas (furisode). Al principio la manga de una mujer soltera medía 45 centímetros, en 1680 pasó a medir 75 centímetros y con los años se llegarían a confeccionar kimonos con mangas que medían 85, 100 y hasta 114 centímetros.

Período Taishō (1912–1926)

Taishō
Taishō

Durante el Período Taishō la mujer japonesa se incorporó al mundo laboral fuera de casa, pero el kimono continuó usándose en combinación con la ropa occidental. El corte tradicional de la prenda en forma de T era el mismo, pero los diseños y estampados se inspiraron en el arte occidental del momento, con dibujos de inspiración Art Nouveau y Art Déco. Gracias a las técnicas de producción que abarataban los costes y la llegada de los tintes químicos, los kimonos podían ser llevados por las mujeres modernas, independientes y urbanas, sin que tuvieran que desembolsar un gran cantidad de dinero.

Período Shōwa (1926-1989)

Shōwa
Shōwa

A principios del siglo XX, el kimono había prácticamente desaparecido de la vida cotidiana japonesa y sólo eran utilizados por mujeres mayores, camareras de restaurantes japoneses tradicionales, ceremonias de la mayoría de edad, graduación universitaria, bodas o artistas dedicadas a mostrar la danza japonesa, la ceremonia del té o el arreglo floral. Por ese motivo, muchos de los kimonos que se encuentran en tiendas de segunda mano son del Período Shōwa. Una época donde la indumentaria japonesa se había convertido en gran parte occidental, mientras diseñadores japoneses de la talla de Kenzo, Issey Miyake, Hanae Mori, Rei Kawakubo de Comme des Garçons y Yohji Yamamoto hacían furor en Estados Unidos y Europa.

Período Heisei (1989-Presente)

Heisei Kotohime
Heisei Kotohime

Con la llegada del siglo XXI los jóvenes japoneses han roto las normas y han creado su propio estilo y forma de vestir. La calle se ha convertido en pasarela y dictadora de tendencias, las mujeres se tiñen el pelo de rubio o de colores, llevan tatuajes, se han roto normas y disciplinas para dejar que el hedonismo se propague. Ahora se visten los estilos Lolita, Gyaru (sexualmente provocativo), Kogal (inspirado en los uniformes escolares), Bōsōzoku (inspirado en el manga y anime) o Visual kei (look andrógino).

Encuentra tu kimono aquí en Barnebys.

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.

Anuncio