A la venta la esmeralda de 75 quilates de Catalina II de Rusia

En la próxima venta de joyas de Christie’s del 15 de mayo, saldrá a subasta un collar de diamantes con una esmeralda de 75 quilates que perteneció a la emperatriz Catalina la Grande.

A la venta la esmeralda de 75 quilates de Catalina II de Rusia

Con una asombrosa e impresionante procedencia, este impresionante collar de diamantes y esmeraldas encabezará la próxima subasta de Christie's que se celebrará en Ginebra el 15 de mayo. La esmeralda originalmente de 107 quilates y forma rectangular estaba en la colección de Catalina la Grande, que fue Emperatriz de Rusia durante 34 años, desde 1762 hasta 1796.

VIGILIUS ERIKSEN. Catalina la Grande con su túnica de coronación. Óleo sobre lienzo (1778-9). Imagen vía: David Collection (Dinamarca)
VIGILIUS ERIKSEN. Catalina la Grande con su túnica de coronación. Óleo sobre lienzo (1778-9). Imagen vía: David Collection (Dinamarca)

Catalina la Grande, que nació como una princesa alemana, se casó con Pedro III, el heredero del trono ruso, en 1745. Se convirtió en emperador en enero de 1762, pero alienó a las facciones militares rusas y la nobleza cooperando con el rey prusiano, Federico II. En junio del mismo año, Catalina dio un golpe de estado a su esposo, lo que lo obligó a abdicar, y fue coronada como emperatriz en julio de 1762. Durante los 34 años de mandato, Catalina modernizó y expandió las fronteras del Imperio ruso. Una era considerada la Edad de Oro de Rusia. También fue una gran patrona de las artes y fundó el Museo Hermitage en 1764, ahora ubicado en el Palacio de Invierno de San Petersburgo.

Interior del Museo Hermitage fundado en 1764 para albergar la colección de arte de Catalina la Grande. Imagen vía: Hunter and Bligh
Interior del Museo Hermitage fundado en 1764 para albergar la colección de arte de Catalina la Grande. Imagen vía: Hunter and Bligh

Después de la muerte de Catalina en 1796, su esmeralda pasó a su hijo mayor, Pablo I de Rusia, que fue emperador de Rusia desde 1797 hasta su asesinato en 1801 a los 46 años. La joya continuó en la familia real rusa, pasando al zar Nicolás I de Rusia y luego a su primogénito, el zar Alejandro II. Alejandro II se desprendió de la esmeralda en 1874 como regalo de bodas para su cuarto hijo Vladímir Aleksándrovich de Rusia que se casaba con la duquesa María de Mecklemburgo-Schwerin.

La duquesa María lleva la esmeralda en un baile ofrecido en 1903 en el Palacio de Invierno, con motivo de la celebración de los 290 años de la dinastía Romanov. Imágenes vía: Pinterest
La duquesa María lleva la esmeralda en un baile ofrecido en 1903 en el Palacio de Invierno, con motivo de la celebración de los 290 años de la dinastía Romanov. Imágenes vía: Pinterest

En 1917, estalló la revolución rusa y la duquesa fue la última en salir de Rusia, escondiéndose en el Cáucaso y más tarde en la ciudad costera de Anapa, antes de navegar hacia Venecia en febrero de 1920 y morir en Francia siete meses después. Era conocida por su inmensa colección de lujosas joyas y su querido amigo, el vendedor de antigüedades británico Albert Stopford, pudo contrabandear casi 250 piezas de su colección privada del palacio imperial en San Petersburgo en septiembre de 1917 y escapar a Inglaterra.

El anillo de esmeralda de 18 quilates de Rockefeller que se vendió por 4’8 millones de euros en 2017. Imagen vía: Christie's
El anillo de esmeralda de 18 quilates de Rockefeller que se vendió por 4’8 millones de euros en 2017. Imagen vía: Christie's

La prestigiosa colección fue vendida por sus hijos a finales de la década de 1920 a la realeza europea y a los millonarios estadounidenses, la esmeralda fue vendida a Pierre Cartier. En 1954, el famoso joyero Ralph Esmerian sugirió a Cartier que la esmeralda se redujera a 75 quilates y se redimensionara en forma de lágrima para mejorar la claridad de la joya. Luego se colocó en un elaborado collar de diamantes que una vez fue propiedad de la acaudalada familia Whitney, quien fundó el Museo Whitney de Arte Americano en Nueva York. El collar se vendió ese año a John D. Rockefeller, Jr., el hijo del fundador de Standard Oil, John D. Rockefeller. Rockefeller era conocido por su ojo para las esmeraldas, también compraría un broche de esmeraldas de 18 quilates en 1930 que se vendió como anillo en Christie's hace dos años por 4’8 millones de euros.

El collar de diamantes con el colgante de esmeralda que será vendido por Christie's el 15 de mayo. Imagen vía: Christie's
El collar de diamantes con el colgante de esmeralda que será vendido por Christie's el 15 de mayo. Imagen vía: Christie's

El collar de Catalina la Grande modificado por Cartier permaneció en la colección de la familia Rockefeller antes de reaparecer en Christie's en 1971, donde Ralph Esmerian lo compró por aproximadamente 1 millón de dólares. Más tarde se vendió al actual propietario, quien colocó la esmeralda en un nuevo collar de diamantes. Ahora, esta pieza excepcional, propiedad de ilustres clientes durante casi 300 años, será vendida por Christie's con un precio estimado de 2’3 a 3’5 millones de dólares.

Encuentra más joyas en el buscador de Barnebys.


Etiquetas