El término “musa” fue utilizado por primera vez, por los antiguos griegos. En la mitología griega, las nueve musas eran las hijas de Zeus y Mnemósine, la diosa de la memoria y diosa protectora para cada género del arte. Quién tuvo la suerte de ser besado por una musa ya no sufrirá de males artísticos como el terrible bloqueo del escritor.

Desde la antigüedad la imagen de la musa ha cambiado. Siguen existiendo en todas las áreas del mundo del arte, desde la música a la moda, desde el arte a la literatura. Descubre el rostro detrás de algunos de los retratos más famosos, con una mirada puesta en las musas más famosas de la historia del arte, desde Pablo Picasso y Fernande Olivier, o Andy Warhol y Edie Sedgwick.

Simonetta Vespucci (1453-1476)

PIERO DI COSIMO (1462-1521). Simonetta Vespucci PIERO DI COSIMO (1462-1521). Simonetta Vespucci

Simonetta Vespucci pertenecía a una familia aristocrática genovesa. Se casó con el primo del famoso navegante Américo Vespucio y vivió en Florencia, donde pronto fue reconocida como la mujer más bella de la ciudad. Su belleza inspiró a muchos artistas de la época. Piero di Cosimo la pintó como Cleopatra, Sandro Botticelli la retrató como Madonna y figura mitológica. Si ella sirvió como modelo para el nacimiento de Venus de Botticelli, se argumenta por los historiadores del arte en la actualidad.

Fernande Olivier (1881-1966)

Fernande Olivier (1881-1966) Fernande Olivier (1881-1966)

Pablo Picasso en el transcurso de su azarosa vida y en el trabajo, más de una musa. Sin embargo, Fernande Olivier fue la primera. Antes de su relación con Picasso, Olivier, que nació bajo el nombre de Amélie Lang, trabajó como modelo para varios artistas. Olivier y el artista español se encontraron en 1904 en París y se enamoraron. Hasta 1912, Fernande Olivier fue la pareja y musa de Pablo Picasso. Durante este periodo vino el surgimiento del cubismo. Picasso retrató a su novia varias veces en el estilo cubista. Después de que sus caminos se separaran, Fernande Olivier continuó trabajando como modelo y luego como profesora. El tiempo que pasó con Picasso se ha descrito en dos de sus memorias.

Jeanne Hébuterne (1898-1920)

AMEDEO MODIGLIANI (1884-1920). Retrato de Jeanne Hébuterne, 1918 AMEDEO MODIGLIANI (1884-1920). Retrato de Jeanne Hébuterne, 1918

La relación artista-musa, de Amedeo Modigliani y Jeanne Hébuterne, fue igualmente conmovedora y trágica. Jeanne vivía como estudiante de arte en París, a la edad de 14 años conoció a Modigliani. Se enamoraron y se fueron a vivir juntos. Modigliani pintó a su amante varias veces. En 1918, Jeanne dio a luz a una hija ilegítima. Cuando Jeanne se quedó de nuevo embarazada, la pareja decidió que debían casarse. Jeanne fue una buena influencia para Modigliani, cuya vida estuvo marcada por el alcohol y el abuso de las drogas. Sin embargo, tras una trágica serie de acontecimientos Modigliani cayó enfermo de meningitis tuberculosa, murió el 24 de enero de 1920, sin que la pareja se hubiera casado. Jeanne se suicidó el mismo día, después de la muerte del pintor.

Berthe Morisot (1841-1895)

ÉDOUARD MANET (1832-1883). Retrato de Berthe Morisot, 1870 ÉDOUARD MANET (1832-1883). Retrato de Berthe Morisot, 1870

El autor impresionista Édouard Manet, retrató 12 veces, entre 1868 y 1874, a Berthe Morisot. En aquella época, era muy inusual para una joven sentarse como modelo, para pinturas que no eran retratos por encargo. Pero Berthe había demostrado que las mujeres tenían oportunidades en el mundo del arte a finales del siglo XIX, tanto como modelo, como artistas. Ella misma expuso sus propios cuadros en todas las exposiciones impresionistas de París. Dicen que Morisot y Manet tuvieron una relación platónica. Berthe Morisot se casó en 1874 con el hermano de Édouard Manet, Eugène Manet.

Edie Sedgwick (1943-1971)

Edie Sedgwick and Andy Warhol Edie Sedgwick and Andy Warhol

Edie Sedgwick y el dios del Pop Art, Andy Warhol, tienen una de las relaciones más famosas artista-musa de la cultura popular del siglo XX. Warhol se encontró con la modelo de 21 años de edad, Edie Sedgwick en Nueva York, en 1965 y se fascinó tanto con ella que la declaró su musa. Sedgwick, que ya tenía una reputación en el mundo de la moda de Nueva York en ese momento, se convirtió en la estrella de las películas experimentales de Warhol creadas en The Factory. Pero la relación entre Warhol y Sedgwick se enfrió después de que la musa no se sintiera correspondida por el artista. No recibió ningún dinero por sus papeles en las películas y exigió a Warhol que no volviera a exhibir las escenas donde ella salía. Sedgwick murió en 1971 a la edad de 28 años a causa del consumo de drogas.

Saskia van Uylenburgh (1612-1642)

REMBRANDT VAN RIJN (1606-1669). Retrato de Saskia van Uylenburgh, ca. 1633 REMBRANDT VAN RIJN (1606-1669). Retrato de Saskia van Uylenburgh, ca. 1633

Saskia van Uylenburgh, fue la esposa del gran pintor holandés Rembrandt van Rijn y su musa. Saskia provenía de una familia rica y el hecho de que se casara con un hombre que estaba por debajo de su propia condición social, demuestra el gran amor que sentían el uno por el otro. Ella sirvió de modelo para la Flora, la diosa romana de la primavera en el trabajo de su marido. Rembrandt también se pintó a sí mismo junto a su mujer.

Gala Dalí (1894-1982)

Gala y Salvador Dalí Gala y Salvador Dalí

Por último, llegamos a una mujer que era una fuente de inspiración para varios artistas, Gala Éluard Dalí, la esposa de Salvador Dalí. Ella nació con el nombre de Elena Ivanovna Diakonova en Kazán Rusia, y eligió el nombre de Gala ella misma. En Suiza se encontró con el poeta surrealista Paul Éluard con el que se casaría en 1917. Se fueron a vivir juntos a París, donde conocerían al pintor Max Ernst. Gala y Ernst se enamoraron y formaron un triángulo amoroso. Durante ese tiempo, Max Ernst pintó varias veces a Gala.

En 1929 Gala conoce a Salvador Dalí, que era diez años menor que ella y se enamoró. Se mudaron juntos a París y se casaron en 1934. Gala no fue sólo la modelo de Dalí para sus pinturas y esculturas, Gala también fue el agente del artista. Gala fue el centro de la vida de Dalí hasta 1965, cuando Amanda Lear se convirtió en la nueva musa del artista. Gala aceptó esta nueva situación, tenía 70 años. En 1982 Gala cerró los ojos y cumplió su último deseo, ser enterrada en el Castillo de Púbol, el lugar que su marido había comprado y decorado para ella.

A pesar de la diferentes vidas que han llevado todas estas musas, comparten una cosa en común: ellas inspiraron a los artistas y se hicieron inmortales a través de algunos de las obras más importantes del arte.

Comentario