Una obra maestra de William Bouguereau a subasta por 35 millones de dólares

Una famosa obra de arte del siglo XIX La Jeunesse de Bacchus liderará la venta de Arte impresionista y moderno de Sotheby's del 14 de mayo.

Una obra maestra de William Bouguereau a subasta por 35 millones de dólares

Con unas proporciones asombrosamente grandes (331 cm. de altura por 610 cm. de ancho), La Jeunesse de Bacchus (La juventud de Baco) es una verdadera bacanal de movimiento y color de William-Adolphe Bouguereau. Considerada su pintura más importante, Sotheby's New York anunció recientemente que subastará la obra de arte durante la venta de Arte impresionista y moderno del próximo 14 de mayo, con un precio estimado entre 25 y 35 millones de dólares.

WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's
WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's

La obra de inspiración clásica representa una fiesta de Baco, el dios romano del vino y el libertinaje, mientras las ménades (las seguidoras de Baco) bailan en un entorno boscoso, los querubines desnudos tocan instrumentos, los centauros (mitad hombre, mitad caballo) tocan flautas y los sátiros (Dioses del bosque) se escabullan por la floresta. La elaborada escena presenta características distintivas de las obras de Bouguereau, un destacado pintor del Salón de París del siglo XIX. Con la representación de su tema mítico, formas humanas proporcionadas e idealizadas, así como un dominio magistral de la luz y el color.

Primer plano de un hombre de La Jeunesse de Bacchus que mide más de metro y medio para dar una idea de la escala del trabajo.
Primer plano de un hombre de La Jeunesse de Bacchus que mide más de metro y medio para dar una idea de la escala del trabajo.

Bouguereau terminó La Jeunesse de Bacchus en 1884 después de tres años, presentándolo en el Salón de París de 1884. Solo se ha exhibido un puñado de veces en los últimos 135 años: en Londres y Amberes en 1885 y un siglo después en el Ateneo Wadsworth de Connecticut entre 1984 y 1985. Permaneció en el estudio del artista situado en París como propiedad de los descendientes de Bouguereau y saldrá a la venta por primera vez esta primavera.

WILLIAM BOUGUEREAU. Bosquejo de querubín para La Jeunesse de Bacchus. Imagen vía: Inspiration Artworks
WILLIAM BOUGUEREAU. Bosquejo de querubín para La Jeunesse de Bacchus. Imagen vía: Inspiration Artworks

Benjamin Doller, presidente de Sotheby´s América comentó: “Cuando ves la verdadera escala majestuosa y el brillo técnico de esta obra maestra, te das cuenta de que esta es una de las mejores imágenes pintadas en el siglo XIX. Su aparición en el mercado, algo con lo que solo hubiera soñado en 1985 [cuando se expuso en Connecticut], presentará una oportunidad verdaderamente singular para adquirir una obra que es la última y la más grande de su tipo”. Pascale Pavageau, Jefe del Departamento de Pinturas y Dibujos del siglo XIX de Sotheby's París, se hizo eco de los sentimientos de Doller y dijo: "La presentación de este icono es una oportunidad única para considerar el pasado, el presente y el futuro de esta composición, inspirada en el mito clásico y casi mítica en sí mismo. Un recorrido por la fuerza de la línea y el color en la escala más grande, cada elemento obliga a una apreciación inmediata y a un examen detallado".

WILLIAM BOUGUEREAU. Autorretrato. Óleo sobre lienzo (1879)
WILLIAM BOUGUEREAU. Autorretrato. Óleo sobre lienzo (1879)

William-Adolphe Bouguereau fue uno de los pintores más célebres de su tiempo. Nació en La Rochelle (Francia) en 1825 y mostró gran talento en el dibujo y la pintura desde una edad temprana. En 1846, cuando tenía 20 años, se mudó a París para estudiar en la Ecole des Beaux Arts, donde aprendió a dominar el estilo de la pintura académica, centrándose en escenas históricas o mitológicas detalladas con gran atención a la anatomía humana embellecida (basada en la clásica Escultura), perspectiva geométrica y el equilibrio del color y la línea.

WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's
WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's

Su extraordinario talento no pasó desapercibido y fue galardonado con el prestigioso Premio de Roma en 1850, que le permitió una residencia de tres años en la Villa Medici de Roma. Allí pudo impregnarse de obras maestras del Renacimiento, estilos clásicos y antigüedades. Una vez dijo: "Sólo hay un tipo de pintura. Es la pintura que presenta el ojo con perfección, el tipo de esmalte hermoso e impecable que se encuentra en Veronese y Tiziano", sus mayores inspiraciones.

WILLIAM BOUGUEREAU. La Sainte Famille. Óleo sobre lienzo (1863). Imagen vía: WilliamBouguereau.org
WILLIAM BOUGUEREAU. La Sainte Famille. Óleo sobre lienzo (1863). Imagen vía: WilliamBouguereau.org

Después de su residencia en Italia, regresó a Francia y su carrera despegó gracias a varios encargos, desde escenas alegóricas de las Cuatro Estaciones hasta grandes escenas de batallas de Napoleón III, el emperador en ese momento. En 1863, su pintura La Sagrada Familia, en exhibición en el Salón de París, fue vendida a Napoleón III y su esposa Eugenie y colgada en su apartamento de París. El favor imperial magnificó el foco en él y los encargos llegaron de la realeza europea y los estadounidenses más ricos.

WILLIAM BOUGUEREAU. El nacimiento de Venus. Óleo sobre lienzo (1879). Imagen vía: Musée d'Orsay
WILLIAM BOUGUEREAU. El nacimiento de Venus. Óleo sobre lienzo (1879). Imagen vía: Musée d'Orsay

William Bouguereau era conocido por sus representaciones precisas, pero idealizadas de la forma humana, creadas según sus estudios académicos. Sus obras más famosas eran a menudo de mujeres clásicas o mitológicas, como las diosas Aurora, Psique o Venus, que a menudo eran escenas detalladas de hermosos cuerpos en movimiento, una paleta de colores suaves y fondos etéreos. Él siempre dibujaba sus temas antes de pintarlos, una lección inculcada durante años en la Escuela de Bellas Artes.

WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's
WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus (detalle). Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's

Aunque fue muy popular en su época, fue rechazado por los impresionistas, que creían que su trabajo era demasiado pulido y atado a la tradición. Después de su muerte en 1905, su trabajo fue ignorado en gran medida porque el arte moderno eclipsó la pintura académica tradicional. Dejó atrás más de 820 pinturas, que cuelgan en museos de todo el mundo, con sus obras más famosas en el Musée d'Orsay.

WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus. Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's
WILLIAM BOUGUEREAU. La Jeunesse de Bacchus. Óleo sobre lienzo (1884). Imagen vía: Sotheby's

Los temas elegantes y clásicos han experimentado un renacimiento en las últimas décadas y las obras de este estilo han alcanzado millones en las subastas. La llegada de La Jeunesse de Bacchus, una celebración a gran escala que destaca por su fondo clásico y su atención a la forma precisa y el embellecimiento, exige una reconsideración de este maestro del Salón francés y sus logros estilísticos.

Encuentra toda la obra de William Bouguereau en el buscador de Barnebys.