La selección de joyas de perlas y diamantes es única y aparecerá al público por primera vez en 200 años. La venta, titulada: "Bijoux royaux de la collection Bourbon-Parme" (Joyas Reales de la Colección Borbón-Parma) reunirá una de las colecciones más grandes de las familias reales en venta.

Entre los lotes, se encuentran joyas que pertenecieron a la realeza como la Archiduquesa María Ana de Austria infanta de España, María Teresa de Saboya y Condesa de Artois, María Teresa de Francia Duquesa de Angulema y algunas de las maravillas que una vez fueron propiedad de la reina María Antonieta y que amenazan con emocionar y hacer tambalear la imaginación del público.

La reina de Francia más famosa, María Antonieta, esposa de Luis XVI, es conocida por su extravagancia y por su marcado gusto por el lujo y los diamantes, que exhibió desvergonzadamente y con gran opulencia, lo que pronto le costó su popularidad entre la gente.

María Antonieta fue muy a menudo representada por pintores adornada con las ropas más bellas, suntuosas joyas y perlas. Marie Louise Élisabeth Vigée Lebrun fue la primera artista autorizada a inmortalizar a la joven reina.

Puedes leer más sobre ella en "10 mujeres que sacudieron el mundo del arte".

Las joyas que presentará Sotheby's en unos meses dan, según la vicepresidenta del departamento, Daniela Mascetti: "una visión cautivadora de la vida que llevaban sus dueños hace varios cientos de años".

Estas joyas de considerable valor histórico fueron salvadas in extremis por la reina mientras intentaba huir de Francia con su familia en marzo de 1791, dos años después del estallido de la Revolución Francesa. Las joyas fueron envueltas en algodón con la ayuda de Madame Campan, la primera doncella de la reina, antes de ser enviadas en un cofre de madera a Bélgica, para ser recibidas por el Conde Mercy Argentau. Después de pasar por varias manos, las joyas se mantienen en la familia real y entran en posesión del último Duque de Parma: Robert I.

Lo más destacado de la colección Bourbon-Parme, incluye entre otras joyas, una perla natural de un tamaño increíble, un collar compuesto por más de 300 perlas, un conjunto de joyas con 95 diamantes, de los cuales 5 eran diamantes solitarios que pertenecían a la Reina.

Estas joyas fueron testigos de la exuberancia de los miembros de la aristocracia y la realeza del pasado y se revelan al público después de permanecer fuera de la vista durante dos siglos. Daniela Mascetti declara que: "lo sorprendente es la belleza inherente de las piezas mismas: las preciosas joyas con las que están adornadas, así como el excepcional talento del orfebre que muestran que son impresionantes".

Estas obras maestras junto a otras de la colección Bourbon-Parme se exhibirán en Europa, Nueva York y Hong Kong antes de dirigirse a Ginebra para la tan esperada venta del 13 de noviembre. Cita ineludible a seguir.

¡Encuentra todas las joyas disponibles en el buscador de Barnebys!

Texto traducido por Ana Isabel Escriche del texto escrito por el equipo editorial Barnebys Francia: Laurianne Simonin.