Restauraciones de arte desastrosas: Made in Spain

Esta semana se ha descubierto otra de las restauraciones de arte desastrosas con la marca Made in Spain: la figura de San Jorge montado a caballo y luchando contra un dragón de la Iglesia de San Miguel Arcángel de Estella.

San Jorge de Estella
San Jorge de Estella

Siempre se ha dicho que Norteamérica fue la Tierra de las Oportunidades, pero visto lo visto, cualquiera pensaría que es España esa Tierra llena de oportunidades. Presumimos de presidentes del gobierno sin carrera política, de actores sin enseñanzas artísticas, de dentistas sin carrera médica y también de restauradores de arte sin ningún tipo de grado académico en conservación y/o restauración de bienes culturales.

San Jorge de Estella
San Jorge de Estella

España es el país número uno para tener la oportunidad de trabajar sin estudios en todo lo que te propongas. Un slogan terrible, sí, como terribles son algunas de las restauraciones de obras de arte erróneas de los últimos tiempos.

Desgraciadamente en España se han llevado a cabo varias restauraciones de arte desastrosas. Sin ir más lejos esta semana la atención mediática se centra en una talla de San Jorge del siglo XVI conservada en la Iglesia de San Miguel Arcángel de Estella (Navarra) que ha sido restaurada por una profesora de una Academia de Manualidades.

San Jorge de Estella
San Jorge de Estella

La triste noticia es que Google ofrece más de 5 millones de entradas con sólo escribir: "San Jorge Estella" y la repercusión mediática ofrece la posibilidad de revalorizar el territorio y atraer público con esa mala praxis. Una vez más, en España se premia y se valora el desastre y no la excelencia de tantos y tantos buenos profesionales que permanecen en el anonimato mientras hacemos publicidad de la deficiencia.

La Iglesia de San Miguel Arcángel de Estella se remonta al siglo XII, Navarra puede presumir de una variada riqueza románica arquitectónica muy especial. En una de las cinco capillas de la Iglesia de San Miguel de Estella se encuentra la figura de San Jorge montado a caballo y luchando contra un dragón fechada en el siglo XVI. El párroco encargó a Karmacolor Estella; una escuela de manualidades local, la restauración de su San Jorge. A la noticia, bastante esperpéntica de por sí y que se ha hecho viral en redes, gracias a que la propia escuela de manualidades colgó el proceso de restauración en Facebook, sin ningún tipo de vergüenza, se le suma las declaraciones de los expertos que aseguran que: "el San Jorge tan sólo necesitaba una limpieza de la policromía original, no ser restaurado".

San Jorge de Estella
San Jorge de Estella

Carmen Úsua, restauradora de la empresa ArtUs, comentaba estupefacta: «¡Parece un ninot, una falla valenciana!», mientras que miembros del Consejo Navarro de Cultura lamentaban que «se ha convertido en una figura de carrusel de feria».

La desagradable intervención en la figura del San Jorge de Estella no acaba en un suceso anecdótico, ya que la pérdida seguramente es irreparable y se ha llevado por delante a una de las pocas imágenes tardomedievales que mostraba con toda clase de detalles, cómo era una armadura de un caballero de finales del siglo XV y principios del siglo XVI. La cota de malla, los gocetes (piezas que permitían el movimiento de las articulaciones), la pieza metálica que reforzaba el peto y ayudaba a proteger el pecho del caballero o la falda de cota de malla que protegía las piernas, pero permitía subir al caballo, eran piezas claves y únicas que permitían a los historiadores conocer cómo iban ataviados los soldados medievales y que ahora, esta información valiosa ha desaparecido bajo varias capas de escayola y pintura "de Feria".

Ecce Homo de Borja
Ecce Homo de Borja

Esta joya del patrimonio navarro no es el único desastre restaurado por manos inexpertas, a la memoria popular nos viene el fresco de Borja (Zaragoza). El «Ecce Homo» obra del pintor Elías García Martínez de 1930, donde aparecía la representación de Cristo martirizado por una corona de espinas, fue realizado a imagen de un grabado de Guido Reni. El «Ecce Homo» de Borja fue restaurado en el año 2012 por la octogenaria Cecilia Giménez. En el momento en que se dio a conocer la restauración saltaron a la palestra toda clase de comentarios, desde: "esbozo de un mono muy peludo vestido con una túnica de una talla inadecuada" o el término humorístico conocido con el nombre de: «Ecce Mono». La chapuza realizada que no puede ni llamarse restauración, también se hizo viral en redes y medios de comunicación y la gente acudió en tropel a la población aragonesa que convirtió la pintura en el principal atractivo turístico de la población.

San Juan restaurado
San Juan restaurado

Los desastres se suceden y las imágenes del “antes y después” de las obras de arte restauradas siguen llenando las páginas de diarios, webs y espacios televisivos, menos en este último caso ocurrido en la Iglesia parroquial de San Juan de El Cabaco, una pequeña población de Salamanca. El trabajo de restauración realizado a una estatua de San Juan del siglo XV, que se encontraba en una de las capillas del templo levantado en el siglo XVI ha pasado inadvertida para el público. De nuevo, fue el párroco del templo que preocupado por el mal estado de la talla encargó a Alicia Almeida la restauración de la figura. La madera policromada estaba podrida debido a la humedad y la empresa 'Vitral Artium, Gestión Integral y Restauración del Patrimonio Cultural' se puso manos a la obra. El resultado no parece haber levantado ningún escándalo, incluso ha recibido las felicitaciones de las autoridades locales y vecinos junto a otros encargos. Aunque no sabemos que opinarían los miembros de la Asociación de Conservadores-Restauradores de España (ACRE) al respecto.

Es una pena que la falta de medios, la despreocupación de las autoridades competentes y la publicidad gratuita hagan desaparecer nuestro patrimonio cultural de una manera tan necia.

Advert