Chanel, Haute Couture CHANEL. Haute Couture (Primavera-verano 2015). Imagen: chanelnews.chanel.com

La Alta Costura a menudo se asocia con algo mágico, inalcanzable y único, o algo extraño, desconocido, de difícil acceso y a menudo muy sofisticado. Un símbolo de extremado lujo y extravagancia, destinado solo para la realeza y la sociedad adinerada. El término Haute Couture fue acuñado en 1908 por la Chambre Syndicale de la Haute Couture y significa directamente el arte de costura de alta calidad.

El Diccionario de Cambridge define la Alta Costura como ropa cara con diseño original y de altísima calidad. Pero, de hecho, el término es mucho más complejo que eso, y no debe tomarse como algo frívolo y demasiado desenfadado ya que, en realidad, está protegido por la ley francesa. Pero comencemos desde el principio.

Charles Frederik Worth

Todo apunta que para un nombre francés, reglas francesas, pero en realidad fue con el diseñador de modas inglés Charles Frederik Worth, cuando nació la Haute Couture. En ese momento, las costureras, la mayoría mujeres, eran contratadas para coser ropa por encargo para sus clientes. Worth comenzó a coser a mediados de 1800 y finalmente abrió su propio estudio en París. Lo que muchos no saben es que también hubo un sueco involucrado en el nacimiento de la Alta Costura. Fue el empresario sueco Otto Gustav Brobergh quien, junto con Worth, fundó y construyó lo que se convertiría en la primera casa de moda del mundo la: House of Worth.

CHARLES FREDERIK WORTH. Imagen: mda-arte CHARLES FREDERIK WORTH. Imagen: mda-arte

Worth se convirtió en el primer creador de moda, en trabajar de manera similar a un artista. Éste, por medio de una proyección, mostraba el trabajo en una pantalla, en lugar de coser el diseño, así de sencillo fluían las ideas de Worth y su creatividad. Luego, los clientes elegían su modelo favorito de la colección, que posteriormente se cosía para que se adaptara a la persona en cuestión. Una tradición que todavía se mantiene en los pases anuales de Haute Couture que se presentan en enero y en julio.

El diseñador de moda como título nació así y los diseños de Charles Frederik Worth pronto se hicieron muy populares entre la realeza y la sociedad de París. Worth no solo acuñó el concepto de “diseñador de moda” y “casa de moda”, sino que también convirtió el diseño en un campo masculino. Las mujeres eran así relegadas de esta forma de arte que habían dominado durante mucho tiempo y sus tareas estarían reducidas durante mucho tiempo a las "petits main", las pequeñas manos perfectas que servían para realizar el trabajo más minucioso y delicado, mientras que el hombre se consolidaba en la posición y disfrute del campo creativo.

CHARLES FREDERIK WORTH CHARLES FREDERIK WORTH. Imagen: mda-arte

Chambre Syndicale de la Haute Couture

¿Qué es la Alta Costura en la Chambre Syndicale de la Haute Couture? La institución francesa fue fundada en 1868. La Chambre Syndicale tiene la función reguladora de decidir qué casas de moda pueden llamar a su trabajo Haute Couture. Solo las casas que terminan incluidas en su lista son verdaderas casas de Alta Costura.

En 1945, la Cámara estipuló los duros requisitos de calificación que deben cumplimentarse para pertenecer a su lista de casas de Alta Costura. Como por ejemplo que las casas de moda diseñarán y coserán creaciones a demanda para clientes privados. Además, las casas de moda deben tener un estudio en París con al menos 15 empleados. Cada temporada, las casas deben presentar una colección de al menos 50 modelos. Las colecciones deben incluir tanto vestidos de día como vestidos de noche.

La posguerra

Hasta mediados del siglo XX, las casas de moda que se convirtieron en sinónimo de Alta Costura fueron: Coco Chanel, Balmain, Cristóbal Balenciaga y Christian Dior (por nombrar algunas). Estas Maison y Atelier serían las que desarrollarían y perfeccionarían el arte de la Alta Costura.

Cristóbal BALENCIAGA BALENCIAGA. Imagen: Irving Penn

Parece increíble que el mundo de la moda se hiciera realidad durante la Segunda Guerra Mundial. Había escasez de recursos y bienes, lo que limitaba la cantidad de ropa que uno tenía para comprar, a pesar de la guerra, la máquina de la moda no podía pararse. Además, Francia, y por lo tanto París, habían sido ocupadas, lo que obstaculizaba la producción y la exportación de Alta Costura.

En 1947, la Haute Couture consiguió su lugar en la historia cuando el diseñador francés Christian Dior presentó su revolucionario “New Look” con cinturas estrechas, crinolinas apretadas y grandes faldas onduladas. El glamour de la posguerra nacía así, en un impulso para salir de la tristeza y la depresión.

Christian Dior. New Look CHRISTIAN DIOR. New Look. Imagen: dior.com

Fue con estas legendarias casas de Alta Costura que los modistos del futuro comenzaron sus carreras profesionales. Los fabricantes de moda de la siguiente generación cogían el testigo y de hecho, luego abrirían sus propias casas de moda y algunos se convertirían en los diseñadores más influyentes de los años sesenta y setenta. Yves Saint Laurent  fue educado en Christian Dior, Pierre Cardin trabajó con Elsa Schiaparelli y Emanuel Ungaro se mudó a París cuando tenía 22 años para trabajar para Cristóbal Balenciaga.

YVES SAINT LAURENT YVES SAINT LAURENT. Imagen: Virginia Museum of Fine Arts

En la década de 1970, había menos casas de costura que nunca. Solo 19 casas de moda fueron aprobadas, una gran diferencia, con respecto a las casas que habían en la década de 1940. La fuerte regulación de la Chambre Syndicale de la Haute Couture se consideró responsable de esta importante reducción.

Con el tiempo, la producción en masa había crecido y aparecían materiales baratos y requisitos de menor calidad. Además, la recesión llevó a una disminución del interés por la Alta Costura. Durante ese tiempo, gigantes como Thierry Mugler y Christian Lacroix abandonaron el sindicato.

¿Cómo se presenta hoy la Alta Costura?

GIAMBATTISTA VALLI. Haute Couture GIAMBATTISTA VALLI. Haute Couture (Primavera-verano 2018). Imagen: vogue.com

Una economía cada vez más fuerte y una creciente globalización han llevado a un renovado interés por la Haute Couture. Entre las casas de Alta Costura aprobadas, ahora hay varios diseñadores internacionales. Los clientes todavía son de la Alta Sociedad y realeza europeas, pero también existe un gran interés de los clientes adinerados de China y Oriente Medio.

La Haute Couture se renueva, pero conserva los signos característicos de diseños exquisitos e increíbles. Pero también les da a los creadores de moda la oportunidad de mostrar su grandeza creativa principalmente a través de la colección, pero también con la ayuda del arte, la coreografía y la escenografía. Un ejemplo de esto fue la presentación que hizo Iris van Herpen en la colección de otoño-invierno 2017. Van Herpen, que siempre ha desafiado las convenciones, colocó su desfile en el límite entre la moda y la ciencia, presentó su colección acompañada por el grupo de música danés Between Music que canta y toca instrumentos inmersos en tanques de agua. La colección trataba de resaltar la luz en la oscuridad, un mensaje que la instalación musical contribuyó con su imagen de sonido sugerente.

IRIS VAN HERPEN. Haute Couture IRIS VAN HERPEN. Haute Couture (Otoño-invierno 2017). Imagen: New York Times

En un mundo de producción masiva, cadenas de bajo coste y prêt-à-porter, parece irrelevante las creaciones caras y duraderas. Pero la Alta Costura permite que el diseñador de moda ignore los requisitos comerciales y regrese a la artesanía. Les da la oportunidad de perderse en el mundo mágico llamado: Haute Couture, el punto donde la moda y el arte se encuentran y se enamoran.

¡Mira si puedes encontrar Haute Couture a buen precio en Barnebys!

Comentario