La Asunción de la Virgen representa el momento en que el alma de la Virgen María alcanza el cielo y ha sido representado insaciablemente desde antiguo. Recogemos algunas de las obras más famosas de la Asunción de María que pueden verse en los templos y museos de Europa.

El primer encargo del joven Andrea Mantegna fue la Capilla Ovetari de la Iglesia de los Ermitaños en Padua, contaba con 17 años. Entre 1448 a 1457, Mantegna pintó varios de los personajes y escenas del ciclo completo que decoraba la capilla familiar del notario paduano Antonio Ovetari. La Asunción de la Virgen de Andrea Mantegna pudo ser salvada milagrosamente de la destrucción durante la Segunda Guerra Mundial ya que se habían separado para su restauración.

El fresco de la Asunción de la Virgen de Correggio de la Catedral de Parma sirvió de modelo de perspectiva a los artistas barrocos posteriores. La novedad se centraba en el uso del contrapicado, el estilo dramático utilizado para inmortalizar las escenas y el uso simultáneo de elementos pictóricos y arquitectónicos.

 

La Iglesia de San Juan el Real de Calatayud presume de mostrar algunas de las obras más tempranas de Francisco de Goya. Los cuatro retratos pintados al óleo de San Agustín, San Ambrosio, San Jerónimo y San Gregorio se encuentran bajo la cúpula central. La Asunción de la Virgen y San Íñigo pertenecen a las puertas del armario de las reliquias de la Sala Capitular.

Cuentan que La Asunción de la Virgen de Guido Reni fue introducida en la Iglesia de Santa María Asunta, de Castelfranco Emilia, en solemne procesión el 16 de mayo de 1627. Antonio Masini que documentó el acontecimiento añade que hubo incluso un milagro aquel día. La Madonna Assunta de Guido Reni serviría de modelo con alguna pequeña variación para la ejecución de su Inmaculada Concepción.

La pintura al óleo de Pieter Paul Rubens con la imagen de la Asunción de la Virgen, sirvió para sustituir en el año 1611 el antiguo retablo de la Catedral de Amberes que había sido eliminado en el año 1581. Rubens se inspiraría en la magnífica Asunción de la Virgen de

Tiziano que había pintado en la iglesia veneciana de Santa Maria dei Frari, de ahí la sutil presencia de estilo veneciano del maestro alemán.

Seguramente Tiziano consiguió llamar la atención con esta obra pictórica de casi siete metros de altura y que es la pintura de mayor tamaño de Venecia. Inspirado por la obra de Mantegna y Giovanni Bellini, Tiziano, emplearía el color y la luz con gran maestría para que el lienzo luciera de forma sobrenatural en el Altar Mayor de la Basílica de Santa María Gloriosa dei Frari en Venecia. El juego de perspectivas también son una de las grandes soluciones de monumentalidad de la pintura.

Puedes encontrar hermosas imágenes religiosas, aquí en Barnebys.

 

 

 

 

 

 

 

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.