Un español más, en París

AMEDEO MODIGLIANI. Retrato de Juan Gris. Imagen vía: Wikipedia AMEDEO MODIGLIANI. Retrato de Juan Gris. Imagen vía: Wikipedia

Juan Gris nació en Madrid el 23 de marzo de 1887, comenzó a estudiar diseño industrial en la Escuela de Artes y Manufacturas, mientras compaginaba estudios con el pintor académico Moreno Carbonero. Llegó a París en 1906 y se estableció en Bateau-Lavoir, donde conoció a Pablo Picasso, Georges Braque, Fernand Léger, Henri Matisse y a Amedeo Modigliani. La moda fauvista entonces estalló en la capital francesa, pero Juan Gris no estaba muy interesado en el movimiento. Trabaja como ilustrador para varias revistas (The butter plate, Charivari, Le cri de Paris).

JUAN GRIS. Bodegón con botellas y cuchillos (1912). Imagen vía: Museo Kröller-Müller (Otterlo) JUAN GRIS. Bodegón con botellas y cuchillos (1912). Imagen vía: Museo Kröller-Müller (Otterlo)

En 1907, la retrospectiva de Paul Cézanne en el Grand Palais tuvo un gran impacto en muchos artistas. Ese mismo año, Braque y Picasso presentaron: Le Grand nu y Les Demoiselles d’Avignon. De esa manera el cubismo nacía oficialmente. Profundamente influenciado por el voluminoso enfoque de Cézanne, Juan Gris comenzó su carrera profesional como pintor en 1910.

JUAN GRIS. Le Livre (1911). Imagen vía: Wikipedia JUAN GRIS. Le Livre (1911). Imagen vía: Wikipedia

Los primeros cuadros de Juan Gris muestran una estética clara y una paleta de tonos borrosos (Le Livre, 1911). Los dibujos con contornos marcados recuerdan su formación como diseñador publicitario. La luz en esos momentos ya es un elemento esencial en su obra. Animado por sus seguidores (incluso por el celoso de Picasso), Juan Gris pintó muchas naturalezas muertas, a veces dirigiéndose hacia el monocromo. El tema evoca la herencia de los maestros clásicos, que él admira en el Louvre. Algunas composiciones están cerca de la estética futurista, como Bodegón con botellas y cuchillos (1912).

JUAN GRIS. Hommage à Picasso (1912). Imagen vía: Google Art Project JUAN GRIS. Hommage à Picasso (1912). Imagen vía: Google Art Project

En 1912, Juan Gris exhibió la pintura Hommage à Picasso en el Salon des Indépendants. Apollinaire verá en esta obra maestra la expresión de "cubismo integral". Sus pinturas dan fe de una gran madurez, hecha de recortes y planos superpuestos (proceso de papel pegado). La interacción constante entre forma y sustancia, entre ritmo y espacio sirve a una imaginación poética que anuncia el surrealismo.

JUAN GRIS. Le mouchoir de nuage de Tristan Tzara. Imagen vía: Christie’s JUAN GRIS. Le mouchoir de nuage de Tristan Tzara. Imagen vía: Christie’s

En palabras del poeta y crítico Stéphane Mallarmé, se trata de "pintar no la cosa sino el efecto que produce". Juan Gris se destaca en el Salon d'Automne y en el Salon de la Section d'or. Los grandes comerciantes del momento, Kahnweiler y Rosenberg, le permitieron exponer en galerías de Francia y España. Correlativamente, ilustra los escritos de Tristan Tzara (Le mouchoir de nuage) y Pierre Reverdy (Au soleil du plafond) considerado uno de los más grandes y únicos libros cubistas existentes.

El ultimo cubista

JUAN GRIS. Le Tourangeau (1918). Imagen vía: Museo de Arte Moderno de París JUAN GRIS. Le Tourangeau (1918). Imagen vía: Museo de Arte Moderno de París

Durante la Primera Guerra Mundial, Gris y Picasso no fueron llamados a filas, por permanecer España neutral. En Collioure, Gris conoce a Matisse del que se hace amigo. Su serie de ventanas parece estar directamente inspirada por el maestro francés. Al final de la década de 1910 Juan Gris está en el apogeo de su arte, Gris pinta pinturas magistrales como Le Tourangeau (1918) o la serie de Pierrots and Harlequins (1919). Los bodegones explotan en colores pastel en composiciones que reflejan un logro estético excepcional.

JUAN GRIS. Serie Pierrots and Harlequins (1919). Imagen vía: Wikimedia Commons JUAN GRIS. Serie Pierrots and Harlequins (1919). Imagen vía: Wikimedia Commons

Después de 1918, Juan Gris fue sin embargo uno de los pocos que todavía practicaban el "cubismo". Picasso y otros se habían alejado de formas más especulativas de abstracción o surrealismo. La moda ya ha cambiado, pero no importa, el artista sigue su ascenso. Diseña sets y trajes para los ballets rusos de Diaghilev. Retrata a sus bailarines en Mónaco, pero pronto regresa a París. Su pintura se abre cada vez más a un espíritu poético que hará de enlace a la obra de Giorgio De Chirico.

JUAN GRIS. Raisins, carafe et livre (1923). Imagen vía: Christie’s JUAN GRIS. Raisins, carafe et livre (1923). Imagen vía: Christie’s

Finalmente, a Juan Gris se le reconoce como un verdadero maestro del movimiento. Se le dedicó una gran exposición en la Galerie Simon en 1923. En 1924, organizó una lectura de sus teorías en la Sorbona. Cayendo gravemente enfermo, murió prematuramente en Boulogne el 11 de mayo de 1927 a la edad de 40 años. Juan Gris se convirtió en una de las principales figuras del arte moderno del siglo XX.

JUAN GRIS. La table de musicien (1914). Imagen vía: Christie’s JUAN GRIS. La table de musicien (1914). Imagen vía: Christie’s

El talento de Juan Gris se refleja inevitablemente en su reputación. En 2010, Violon et guitare (1913) alcanzó los 23 millones de euros en Christie´s. En mayo de 2018, se vendieron varias pinturas durante la subasta de la colección Rockefeller en Christie's Nueva York como La table de musicien (1914) que se vendió por 27.900.000 de euros y por último Nature morte à la nappe à carreaux (1915) se vendió en Christie's por 39.300.000 de euros, convirtiéndose en la obra más cara de Juan Gris vendida hasta la fecha.

Encuentra toda la obra de Juan Gris en el buscador de Barnebys.

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.