La mandolina ha adornado durante mucho tiempo la pared del apartamento de una pareja que vive en Villefranche-sur-Saone, una ciudad ubicada cerca de Lyon, y que miraba el instrumento cada día sin saber su verdadero valor.

Mandolina de María Antonieta Mandolina de María Antonieta. Imagen vía: Le Progrès

El instrumento había sido comprado por la pareja en París antes de mudarse a la región de Auvergne-Rhône-Alpes, y solo después de haberlo sometido al análisis de un experto, los propietarios descubrieron su historia. La mandolina data del siglo XVIII y lleva el monograma de la reina de Francia María Antonieta. El subastador estimó su valor en unos 100.000 euros y confirmó, en una entrevista con el periódico Le Progrès, que efectivamente era un instrumento que había pertenecido a la famosa soberana.

Monograma de María Antonieta Monograma de la reina María Antonieta

El objeto habría sido ofrecido por la reina a un criado, que luego sería guillotinado en el estallido de la Revolución Francesa. Esta no será la primera aparición de la mandolina en una sala de subastas, ya que se sabe que se vendió en Drouot hace varios años.

La subasta no tendrá lugar hasta febrero de 2019, y el instrumento podría ser declarado Patrimonio Cultural, lo que sin duda desalentaría a algunos compradores.

Mujer con mandolina ESCUELA FRANCESA. Mujer tocando una mandolina. Óleo sobre lienzo (siglo XVIII)

La reina María Antonieta era una apasionada de la música, tocaba regularmente el pianoforte, pero también el arpa, un instrumento que se convirtió en el símbolo de la corte francesa. Los objetos que pertenecieron a la reina de Francia rompen records en la sala de subastas, recordamos en particular la colección de joyas subastadas en Sotheby's en noviembre de 2018, por más de 50 millones de euros o el jarrón de su "Palais de Plaisirs", vendido en Sotheby's el pasado mes de julio por 113.500 euros.

¡Comienza la búsqueda de objetos en Barnebys!

Texto traducido por Ana Isabel Escriche del artículo escrito por Laurianne Simonin del equipo editorial Barnebys Francia.

Comentario