El artista contemporáneo Shepard Fairey (n. 1970) ha producido algunas de las imágenes más icónicas del mundo, desde la obra callejera "OBEY" en 1989 hasta el retrato de la campaña de Obama "Hope" del 2008. Nació en Charleston y se graduó en la Escuela de Diseño de Rhode Island (RISD). Fairey estuvo involucrado con la escena del punk skateboard y el arte urbano en la universidad cuando diseñó la pegatina "OBEY" para hacer que el público cuestionara el mundo que les rodeaba, un diseño que alcanzó rápidamente el estatus de fenómeno. Desde entonces, su obra de arte innovadora e intrigante ha aparecido en todo el mundo en una variedad de medios, desde impresiones y pósteres hasta murales a gran escala e instalaciones de exposiciones completas, a través de las cuales expresa comentarios sociales y políticos.

Fairey ha creado en colaboración con la compañía de tecnología VRt Ventures, la aplicación Damaged que permite a los usuarios ver su exposición de 2017 "Damaged" en sus teléfonos móviles o gafas de realidad virtual. La exposición provocadora de pensamientos que consta de murales, grabados y esculturas, es el diagnóstico que hace Fairey para el mundo actual y está acompañada por descripciones detalladas escritas y habladas por Fairey.

Barnebys ha hablado con el aclamado artista sobre su trabajo favorito, lo que la asociación con VRt Ventures significa para el futuro del arte y su futuro inmediato.

Barnebys: Su exposición "Damaged" crea un diálogo sobre los problemas sociales, políticos y ambientales que enfrentamos hoy. ¿Cuál crees que es la responsabilidad de los artistas en el siglo XXI y la tuya en particular?

Shepard Fairey: Creo que el arte es una excelente manera de transmitir ideas y tiene la ventaja de provocar o seducir emocionalmente para iniciar pensamientos y conversaciones que de otro modo no podrían ocurrir intelectualmente. No creo que todos los artistas tengan la obligación de hacer arte sobre temas sociales o políticos, pero me temo que, desafortunadamente, muchos artistas evitan decir lo que piensan basándose en su preocupación de que el arte actual no es lo que el mundo del arte quiere. Creo que es importante para los artistas tener coraje y decir lo que piensan. Veo mi arte como una combinación de mis intereses estéticos y filosóficos. Al igual que los grandes músicos han usado sus letras para comentar cosas, quiero hacer lo mismo con mi obra. Hacia ciertos problemas como la destrucción del medio ambiente, la desigualdad de la riqueza y la xenofobia, creo que todos, no solo los artistas, debemos usar las herramientas que tenemos para impulsar las cosas en una dirección más justa.

Su colaboración con VRt Ventures es un paso importante para hacer que las exposiciones de arte sean accesibles para todos. ¿Qué significa este movimiento digital para la forma en que los artistas crean el trabajo y el futuro de las exposiciones de arte?

Mi esperanza es que los artistas creen obras pensando principalmente en cómo afecta a las personas, pero al mismo tiempo creo que las instalaciones caras y costosas pueden hacer que los artistas duden si la exposición dura solo un mes. Podría valer la pena el esfuerzo si la tecnología VR / AR puede preservar la emoción de ese espacio tridimensional para que cualquiera lo experimente después de que la exposición acabe.

¿Cuáles fueron tus inspiraciones originales cuando comenzaste a crear arte y cómo han evolucionado?

Cuando era joven, solo estaba relacionado con el arte más tradicional, pero afortunadamente vi algo del trabajo de Chuck Close a la edad de 10 años. Esa experiencia me llevó a perfeccionar mis habilidades hacia el dibujo fotorrealista. Más tarde, cuando descubrí el skate y el punk rock, empecé a hacer plantillas de pintura en aerosol y serigrafías. También vi por primera vez la combinación de arte gráfico y política. Durante mi periodo en la Escuela de Diseño de Rhode Island, las líneas se desdibujaron y ahora mi arte es una fusión de bellas artes, arte gráfico y fotografía. Técnicas todas combinadas para ilustrar un concepto social o político que es importante para mí.

¿Cuál es tu obra favorita tuya y por qué?

"Obey" es mi obra favorita porque creo que funciona a cualquier escala, es una insignia o sello identificable en gran parte de mi trabajo. Me gusta su versatilidad. Siempre estoy entusiasmado con lo que hago porque mi parte favorita del arte es presionar para resolver un problema.

¿Cuáles son sus reflexiones sobre la transformación del mundo del street art en los últimos años y su papel en el mercado del arte?

Me alegra que haya más gente interesada en el street art y me alegra que los artistas callejeros que hacen bellas artes también estén encontrando mercados, pero no existe el arte callejero vendible. El arte callejero está en la calle, las bellas artes se hacen en un soporte que puede convertirse en un objeto vendible. Creo que los artistas deberían poder llegar a mucha gente, pero también sobrevivir.

¿Qué es lo siguiente para ti? ¿En qué proyectos estás trabajando actualmente?

Acabo de lanzar la versión de la aplicación de mi programa de arte "Damaged" y luego me preparo para una gran noticia en 2019 para celebrar el 30 aniversario de OBEY art project.

Encuentra todos los diseños de Shepard Fairey en Barnebys.

Texto traducido por Ana Isabel Escriche del artículo escrito por Kira Reinke del equipo editorial Barnebys Estados Unidos.