El diseño sale a subasta

Con los años, el diseño ha encontrado su lugar en las casas de subastas de todo el mundo. Aunque ya estaba en la mente, desde hace bastante tiempo, de los coleccionistas, el diseño entra ahora con fuerza en la conciencia del público a través de ferias y exposiciones de arte.

Mientras que el arte contemporáneo sigue siendo el líder indiscutible de la subasta, los muebles y objetos de diseño aparecen más accesibles al público. Es más fácil (y económico) para un amante del arte, amueblar su sala de estar con una silla Eames que con un lienzo de Jean-Michel Basquiat.

¡Y las casas de subastas lo han entendido! Ya sea a través de ventas temáticas o generales, el diseño forma parte de la estrategia de los entendidos del mercado. La casa de subastas Piasa por ejemplo, ha optado por centrarse casi exclusivamente en la venta de objetos de diseño, mediante la selección de piezas entre 1940 a 1970. Los grandes nombres de la creación como Oscar Niemeyer, Joaquim Tenreiro o Gio Ponti, a menudo figuran en sus catálogos.

El último buen resultado hasta la fecha de Piasa -para la venta ofrecida el 2 de junio de este año en Design Selected- alcanzó un beneficio de más de 1.2 millones de euros. La oferta más alta conseguida fue para una pieza única de la firma dirigida por Roger Fatus, estimada entre 20.000 y 30.000 €, que alcanzó la cifra de 138.800 euros.

Otro peso pesado de la industria, la casa de subastas Artcurial, fundada en 2002 por Fabien Naudan y dirigida desde 2014 por Emmanuel Berard, consiguió por las ventas de 138 lotes de diseño y diseño escandinavo en mayo de 2016, un asombroso resultado de 3.010.975 euros.

Entre muchos ejemplos, una lámpara de ocho reflectores en suspensión, realizada hacia 1940 por el arquitecto sueco Carl-Axel Acking (1910-2001), casi cuadruplicó su estimación más baja, vendiéndose por 108.400 euros.

Una tendencia internacional

Este éxito sobre el diseño, no sólo se observa en París, sino en todo el mundo. Profesionales de referencia como la Feria del Mueble de Milán o el Festival Internacional de Diseño DMY de Berlín, así como otras iniciativas como el 100% Design de Londres o el D'Days de París, ayudan a difundir esta tendencia.

En Londres, la remodelación del Museo del Diseño de Kensington muestra una vez más, el creciente interés del público. En la actualidad, incluso los anticuarios han dado un paso más allá, mezclando en sus galerías antigüedades y aires de modernidad. Algunos, dedicados exclusivamente a la creación del siglo XX.

Más allá de los eventos relacionados con el diseño, los propios compradores vienen ahora de todas las partes del mundo. Si hace unos años, el diseño era una privilegio de los países escandinavos, hoy en día, es muy buscado por el público estadounidense.

Peter Kjeldgaard, director de diseño de la casa de subastas danesa Bruun Rasmussen, nos explica: “El interés es global, pero los compradores son principalmente de Estados Unidos, Gran Bretaña, Bélgica, Francia y Países Bajos. ( ... ) Pero fueron los japoneses quienes comenzaron la tendencia. Ellos son aficionados principalmente a Finn Juhl y Niels Vodder”. Y añade su gran preocupación por el futuro del patrimonio cultural danés: “Alrededor del 99% de los objetos salen al extranjero”.

Hoy en día, los grandes nombres del diseño escandinavo se encuentran entre los más populares del mundo. Arne Jacobsen, Alvar Aalto, Verner Panton, Borge Mogensen, Hans J. Wegner, Poul Henningsen, etc. son algunos de los precursores que han marcado profundamente la historia del diseño y cuya popularidad va en aumento.

Nuestra claves para comprar

Los muebles y objetos de diseño están particularmente bien adaptados a la industria de la subasta, ya sean temáticas o generales. Permiten adquirir un objeto a un precio adecuado, lejos de los precios exorbitantes del mercado de primera mano.

Comprar diseño en subasta asegura al público que se beneficie de la experiencia de la casa de subastas. De hecho, la autenticidad y la procedencia de las piezas de diseño son el corazón del proceso de compra, porque circulan muchas falsificaciones en el mercado.

Antes de la venta, se recomienda informarse bien sobre el objeto. Llama a la casa de subastas para recoger información adicional, obtener informes de estado del objeto (documento que detalla el estado de la mercancía) y visita la exposición que se realiza, por lo general, unos días antes.

¡Bienvenidos a Barnebys!