Clara Peeters nació alrededor de 1588-1590 en una sociedad de hombres, así que, aunque triste, es normal que se la considere una pionera en el campo de la pintura de bodegón y naturaleza muerta. Es una de las pocas mujeres pintoras que realmente “trabajaron” en Europa, aunque poco se sabe de su vida. Está considerada la primera artista que pintó un pescado en una naturaleza muerta y una de las que recurriría al tema de la caza en sus pinturas.

Toda su vida trabajó en Amberes, su primera obra data de 1607, a la que le siguieron aproximadamente 40 pinturas más (de las que tengamos conocimiento) para encontrarnos en 1621 con su última obra. Esos escasos años de producción artística nos legaron pinturas excelentemente trabajadas al detalle, con énfasis, elegancia y precisión para dar a los objetos representados la apariencia real de las cosas.

En el Museo del Prado de Madrid se exhibe, desde hoy y hasta el 19 de febrero del 2017, el arte de Clara Peeters. La colección de obras reunidas muestran alimentos frescos, platos preparados y toda una variedad de utensilios de cocina y menaje para vestir una fastuosa mesa llena de lujo. Objetos de porcelana, plata y vidrio dan a las pinturas de Clara Peeters una imagen de riqueza de lo que pudo ser la vida aristocrática en los Países Bajos.

Te invito a disfrutar de algunas de las naturalezas muertas de Clara Peeters y descubrir, escondida en los brillos de las copas y jarras, la mirada de la artista. Hasta 6 autorretratos de ella que la muestran ataviada con pinceles y paleta reafirmando que fue una mujer pintora.

Mesa con mantel, salero, taza dorada, pastel, jarra, plato de porcelana con aceitunas y aves asadas. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 55 x 73 cm. (c. 1611). Madrid, Museo Nacional del Prado Mesa con mantel, salero, taza dorada, pastel, jarra, plato de porcelana con aceitunas y aves asadas.
Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 55 x 73 cm. (c. 1611). Madrid, Museo Nacional del Prado

Bodegón con pastel, taza de plata con dulces, porcelana, conchas y ostras. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 51'2 x 84'2 cm. (c. 1612-13). Rusia, colección privada Bodegón con pastel, taza de plata con dulces, porcelana, conchas y ostras. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 51'2 x 84'2 cm. (c. 1612-13). Rusia, colección privada

Bodegón con gavilán, aves, porcelana y concha. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 50'4 x 71 cm. (1611). Madrid, Museo Nacional del Prado Bodegón con gavilán, aves, porcelana y concha. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 50'4 x 71 cm. (1611). Madrid, Museo Nacional del Prado

Bodegón con pescado, vela, alcachofas, cangrejos y gambas. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 50 x 72 cm. (1611). Madrid, Museo Nacional del Prado Bodegón con pescado, vela, alcachofas, cangrejos y gambas. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 50 x 72 cm. (1611). Madrid, Museo Nacional del Prado

Bodegón con quesos, almendras y pretzels. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 34'5 x 49'5 cm. (c. 1612-15). La Haya, Galería Real de Pinturas Mauritshuis Bodegón con quesos, almendras y pretzels. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 34'5 x 49'5 cm. (c. 1612-15). La Haya, Galería Real de Pinturas Mauritshuis

Bodegón con quesos, gambas y cangrejos de río. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 40'8 x 57'9 cm. (c. 1612-21). Amberes, colección privada Bodegón con quesos, gambas y cangrejos de río. Clara Peeters. Óleo sobre tabla, 40'8 x 57'9 cm. (c. 1612-21). Amberes, colección privada

Fotografías © Ana Isabel Escriche (Planeta Dunia)

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.

Comentario