La propiedad, construida en 1661, ha albergado el trabajo editorial de Aftonbladet, pero en el año 2000 Sigbrit y Mats se mudaron a la planta baja, que una vez fue la residencia del publicista Lars Johan Hierta. Se cree que la casa está dibujada por Nicodemus Tessin el Viejo, padre de Nicodemus el Joven, arquitecto municipal de Estocolmo. En la década de 1990 el apartamento se renovó conservando la mayor parte del edificio original, excepto la cocina y el baño.

Alrededor de la mesa del siglo XIX hay sillas Thonet y junto a la pared también vemos un sofá estilo Thonet Alrededor de la mesa del siglo XIX hay sillas Thonet y junto a la pared también vemos un sofá estilo Thonet

Se conservan pinturas del siglo XVIII que son testigo de la riqueza de los primeros propietarios. Se cree que el pintor Johan Pasch está detrás de las pinturas y pocos podían permitirse ordenar tales obras para su hogar. La mayoría de la gente puede pensar que las pinturas de este tipo pertenecen a un museo.

Una mecedora Thonet frente al sofá de Karl Johan y una silla diseñada por Arne Jacobsen Una mecedora Thonet frente al sofá de Karl Johan y una silla diseñada por Arne Jacobsen

Con su primer salario, Sigbrit compró una silla clásica y con el paso de los años, su colección de muebles ha crecido con diseños Thonet, de Karl Johan, Titti Fabiani, Ulla Christiansson, Design House Stockholm o de Arne Jacobsen.

 Desde el dormitorio se ven un salón y una sala de estar más alejada Desde el dormitorio se ven un salón y una sala de estar más alejada

Salón Salón

El salón luce un sofá "Sockerbiten" de Titti Fabiani con una mesa de café "Trippo" de Ulla Christiansson y sillones Hoffman de 1908.

Sofá y mesa de estilo Art Nouveau con adornos barrocos frente a una estantería Billy de IKEA, cuyas puertas han sido cubiertas por cortinas Sofá y mesa estilo Art Nouveau con adornos barrocos frente a una estantería Billy de IKEA, sus puertas han sido cubiertas por cortinas

El primer piso, conocido como planta noble, es el piso más hermoso que se pueda imaginar. De fácil acceso en una casa sin ascensores, con techos más altos y una lujosa decoración. En todas las habitaciones hay pinturas murales y estufas de azulejos.

Una lámpara "Liv" de Jonas Bolin se refleja en la imagen del espejo detrás de los asientos

Una tetera de plata ha encontrado su hogar en el interior de la estufa de azulejos del salón.

Espacio de trabajo Espacio de trabajo

En el despacho hay un sofá de Move Möbler y sillones de IKEA que han sido pintados. La alfombra procede de Inside Interior y el escritorio de IKEA.

casa de Lars Johan Hierta
"Inicialmente decidimos bajar el tono burgués y mezclar lo viejo con lo nuevo", dice Sigbrit.

Candelabros del siglo XIX Candelabros del siglo XIX

Vivir en el casco antiguo de Estocolmo es como vivir en el centro de una pequeña ciudad, nos cuentan Mats y Sigbrit. "Aquí hay un pequeño pueblo agradable. La población es muy variada, tanto en términos de edad como de procedencia. Si vas a la biblioteca, el bibliotecario te pregunta: "¿Cómo está August?", dice Sigbrit, (August es el gato de la pareja).

Cocina Cocina

Sillas y chaise longue de Nyrokoko, un mueble de Van Bruka de nueva creación, debajo de la ventana y un viejo armario color azul de la abuela, se combinan en la cocina con una lámpara IKEA y una silla de Afroart.

Decoración cerámica de Sigbrit Decoración cerámica de Sigbrit

En varios lugares del apartamento encontramos detalles divertidos y edificantes. Varias de las creaciones de cerámica hechas en porcelana rota, están a veces adornadas con figuras pequeñas en forma de animales o muñecas. Son obras realizadas por Sigbrit.

En el dormitorio hay una puerta que conduce al vestidor y al baño. En la mesita de noche hay una lámpara de IKEA. En el dormitorio hay una puerta que conduce al vestidor y al baño. En la mesita de noche hay una lámpara de IKEA.

En el apartamento hay una maravillosa mezcla de diseños nuevos y antiguos, diseños exclusivos, objetos de mercados de pulgas y muebles de IKEA. "Solo buscamos una sensación, compramos lo que nos gusta mirar. Luego está la antigüedad de los muebles o si se consideran finos y valiosos", dice Sigbrit.

Magasinet i Waxholm
No podemos sino desear que las paredes puedan hablar en este apartamento de Gamla Stan, desde las pinturas del 1700 hasta los muebles Thonet y de IKEA. Todavía no nos hacemos a la idea de lo que pudo haber pasado aquí, durante los últimos 350 años.
Fotografías de Kent Billeqvist.

Comentario