El anillo de diamantes se subastará el próximo 7 de diciembre. Se trata de un diamante VS2 de 43.59 quilates de corte radiante, ubicado entre dos diamantes cónicos de 1.62 quilates en total. Este emblemático diamante amarillo es la pieza central de un exquisito anillo creado por Graff Diamonds y se estima en 1 millón de euros.


Para poner el anillo en contexto, sabemos que el "Elizabeth Taylor Diamond" el anillo de 33.19 quilates Asscher-cut, potencialmente perfecto, usado a diario por Elizabeth Taylor, se vendió por $ 8.8 millones en 2011 en Christie's, rompiendo la estimación de $ 2.5 millones a $ 3.5 millones.

Los diamantes de color amarillo obtienen su extraordinaria tonalidad por la inclusión durante su creación hace más de mil millones de años, de átomos de nitrógeno. Laurence Graff es el responsable de haber generado el aumento de popularidad en la década de 1970 de los diamantes amarillos. Graff Diamonds es uno de los mejores cortadores y pulidores de diamantes amarillos del mundo, que a menudo necesitan cortarse de forma diferente a los blancos para garantizar su fastuosidad.

Stephen Whittaker, Director General de Fellows Auctioneers dice: "Los diamantes amarillos son sinónimo de Graff. Nos sentimos muy afortunados de tener la oportunidad de vender un diamante Fancy Intense Yellow de excelente calidad en este hermoso anillo''.

Durante 141 años, Fellows ha sido una de las principales casas de subastas del Reino Unido. Después de haber comenzado como prestamistas a principios del siglo XIX en West Midlands, se convirtieron en una casa de subastas en 1876, la empresa familiar alcanzó el éxito con sus subastas de joyas, en particular, vendiendo artículos que pertenecían a rusos ricos que habían escapado de la Revolución Rusa de 1917. Ahora Fellows presenta más de 50 subastas de relojes y joyas al año y en 2017 ha vendido relojes y joyas de Paul Newman o objetos de procedencia real. Hasta la fecha, el anillo Graff Fancy Yellow Diamond es, su pieza más importante.

Puedes consultar el resto del catálogo de Fellows, aquí en Barnebys.

Comentario