Muy atractiva oferta de pintura antigua en la cita de los días 5 y 6 de abril con obras de Luis de Morales y Cristóbal de Villalpando.

Isbilya Subastas vuelve con un catálogo excepcional con gran atención a la pintura antigua: debemos destacar tres obras. Comenzamos por Cristóbal de Villalpando, artista mejicano, La mística ciudad de Dios, un óleo sobre lienzo de 170×107 cm., firmado. De Luis de Morales, Abrazo de San Joaquín y Santa Ana, (O/L, 202 x 155 cm.), y del círculo de Domenicos Theotocopoulos (Candía, Creta, 1541-Toledo, 1614), San Pedro en lágrimas, lienzo que toma como modelo el San Pedro realizado en 1600 por El Greco para la Catedral de Toledo. Se conocen al menos diecisiete pinturas en las que el maestro representa este tema, considerado como una de las más representativos del ejercicio masculino del sacramento de la penitencia, por su arrepentimiento y su contrición. Una de ellas, de características muy similares a la aquí presentada, se conserva, como probable encargo del rector y canónigo penitenciario de la Catedral, don Pedro Salazar de Mendoza (1549-1629) realizado hacia 1605, en el Hospital Talavera.

De los siglos XIX-XX tres sugerencias para ver con detalle. La primera, Lance en la batalla de Mendigorría de Josep Cusachs. Se trata de un óleo sobre lienzo, firmado, que hace 166 x 240 cm. En esta pintura, Cusachs posiblemente aluda a la batalla de Mendigorría, librada en 1835 durante la Primera Guerra Carlista, entre las fuerzas liberales mandadas por el general Luis Fernández de Córdoba ante las fuerzas carlistas de González Moreno, victoria conseguida por el general Fernández de Córdoba. De Eduardo Zamacois, Escena de juego, 1868 (O/L, 90 x 116 cm.), y de de Fernando Zóbel, un artista que no para de subir, La vista XXXIV (O/L, 83 x 80 cm.)

H19801-L92162557

Josep Cusachs. Lance en la batalla de Mendigorría

En escultura nos encontramos también con algunas piezas atractivas como un San Cristóbal en madera tallada y policromada. En esta obra se observa el sello ineludible del escultor Alonso Berruguete, gracias a la inclusión de elementos que son tan característicos y frecuentemente empleados en sus otras realizaciones.

Más obras de la subasta de Isbilya en Barnebys aquí

 

 

 

 

Comentario