Nombres como Albert Anker, Böcklin, Buchser, Rudolf Koller, Stückelberg y Zünd, fueron los responsables de que el arte suizo, se uniera por primera vez a la corriente artística de la pintura europea. En la próxima subasta de Koller se podrán ver algunos de estos artistas y otros autores suizos que inmortalizaron los diferentes paisajes de Suiza.

 

Albert Anker estudió con Louis Wallinger y en 1851 viajaría a París y dos años más tarde comunicaría a su padre que quería ser pintor. Con la aprobación paternal volvería a París en 1854 como discípulo del pintor suizo Charles Gleyre y Pierre-Auguste Renoir. Sus viajes por Bretaña, la Selva Negra, Italia y Bélgica se verían interrumpidos a la muerte de su padre en 1860. Se especializó en el retrato infantil gracias a sus 6 hijos que inmortalizó en multitud de ocasiones, trabajo que repetiría también con sus nietos.

Robert Zünd está considerado uno de los pintores suizos más importantes del siglo XIX. Estudió con el maestro James Schwegler, François Diday y Alexandre Calame. En la primavera de 1851 Zünd conoció a Rudolf Koller con el que entablaría una gran amistad. Fue entonces cuando Zünd empezó a viajar por Europa, visitó el Museo Louvre de París y la Galería Gemälde de Dresde, para impregnarse del estilo de los grandes maestros holandeses y franceses del siglo XVII.

ROBERT ZÜND. Die Ernte “La cosecha” (1859) © Kunstmuseum de Basilea ROBERT ZÜND. Die Ernte “La cosecha” (1859) © Kunstmuseum de Basilea

La primera obra importante de Robert Zünd fue Die Ernte “La cosecha” (1859), que se encuentra en el Kunstmuseum de Basilea y Der Eichenwald “El bosque del roble” (1882), quizás una de sus obras más famosas, que se encuentra en la Kunsthaus de Zúrich. A partir de 1863 Zünd se establecería por la zona de Lucerna. Zünd posee un estilo altamente naturalista, con pinturas ricamente detalladas, donde destaca su pasión por los paisajes idílicos de Suiza, unos paisajes alejados de la “modernidad” y de la “maquinaria” de su época.

FRANÇOIS DIDAY. Formaciones rocosas en el agua. Tiza negra (1870)

FRANÇOIS DIDAY. Formaciones rocosas en el agua. Tiza negra (1870)

François Diday es otro de los pintores suizos que podremos ver en la próxima subasta de Koller. Diday estudió con Charles-Joseph Auriol, Joseph Hornung y Wolfgang-Adam Töpffer y trabajó junto a Antoine Gros en París y con Adrien Rival. Al igual que sus compañeros y artistas contemporáneos, puso sus pies en París y viajó por Italia. Se especializó en paisajes montañosos y realizó muchos de ellos en Suiza. La obra de François Diday se caracteriza por el empleo de la luz de forma armoniosa, consiguiendo iluminar los paisajes de forma extraordinaria.

Atribuido a ALEXANDRE CALAME. Paisaje del sur con castillo sobre una ciudad junto al río

Atribuido a ALEXANDRE CALAME. Paisaje del sur con castillo sobre una ciudad junto al río

Alexandre Calame empezó a dibujar pequeñas vistas de Suiza como entretenimiento. La providencia quiso que Alexandre Calame fuera descubierto por un mecenas que le llevó junto a François Diday con el que estudiaría. En 1835 sus paisajes sobre los bosques y los Alpes suizos se exponían en París y Berlín. También viajaría a Italia e inmortalizaría algunas escenas de Roma, Campania y Nápoles, pero los Alpes fueron siempre su predilección paisajística. Sus 18 estudios sobre los municipios suizos de Lauterbrunnen y Meiringen servirían para enseñar este estilo de pintura a generaciones de pintores interesados en la litografía.

WOLFGANG-ADAM TÖPFFER. Lago con arbustos y árboles

WOLFGANG-ADAM TÖPFFER. Lago con arbustos y árboles

Wolfgang-Adam Töpffer se especializó en paisajes y acuarelas, su descubrimiento le sobrevino gracias a los bocetos que dibujó en una expedición alpina con Horace-Bénédict de Saussure, del que dicen fue fundador del alpinismo. Impresionados por este trabajo le recomendaron estudiar arte en París. Töpffer estudiaría con Nicolás Delaunay y Jean-Thomas Thibault y viajaría junto al pintor Pierre-Louis de la Rive para perfeccionar sus paisajes.

La obra de William Coxe reúne en varios volúmenes "Una descripción muy auténtica y completa de Suiza por un viajero filosófico, que a la precisión se une el mérito de la ciencia" (Lowndes), información sobre el estado político, civil y natural de Suiza y una serie de cartas a William Melmoth, autor de una de las piezas de escritura religiosa más importantes del siglo XVIII: The Great Importance of a Religious Life Consider'd (1711).

Puedes encontrar el resto del catálogo a subasta en Koller, aquí en Barnebys.

 

Comentario