Las primeras celebraciones del día de la madre se remontan a la antigua Grecia cuando se rendía homenaje a la titánide Rea; madre de Deméter, Hades, Hera, Hestia, Poseidón y Zeus. Los romanos adoptaron esta festividad griega para incluirla en su calendario el día posterior al equinoccio de primavera y le dieron el nombre de Hilaria, en honor a la diosa Cibeles, la diosa de la Madre Tierra.

La religión católica aprovechó el día de la madre y señaló el 8 de diciembre para honrar a la madre de Jesús, la Virgen María y celebrar así la fiesta de la Inmaculada Concepción. La Virgen de la Leche es una de las primeras representaciones de la Virgen como diosa-madre, y se cree que las primeras obras de la madre amamantando al Niño Jesús se habrían realizado en el arte copto a imagen de la iconografía egipcia como la diosa Isis amamanta a Horus.

En el siglo XVII, en Inglaterra la celebración del día de la madre estaba relacionado también con la Virgen, pero se le llamó el “Domingo de las Madres” y las mujeres trabajadoras estaban exentas de ir a trabajar ese día y lo celebraban haciendo una tarta y pasando el día en familia.

 

En Estados Unidos la festividad fue promocionada por varias activistas femeninas, por un lado se encontraba la primera mujer elegida en 1908 como miembro del departamento de literatura de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras: Julia Ward Howe y por el otro, Ana María Jarvis, a la que se le otorga oficialmente la fundación del día de las Madres en Estados Unidos, el 12 de mayo de 1907.

 

En España la celebración está encajada en el calendario el primer domingo de mayo, mientras que en otros países como Alemania, Italia o Estados Unidos lo celebran el segundo domingo del mismo mes. En Francia y Suecia se celebra el último domingo de mayo. Así que en Barnebys estaremos todo el mes celebrando esta festividad en cada una de nuestras sedes desperdigadas por el mundo.

 

Hoy en día, la festividad tiene un claro objetivo comercial que aprovechan muy bien los comerciantes con las campañas de marketing apropiadas, poco queda de la idea originaria de rendir tributo a la mujer que nos dio la vida o de la idea mitológica de las antiguas civilizaciones que adoraban la esencia de la vida.

 

Por fortuna la maternidad es tan amplia y vasta que no es necesaria que exista un vínculo sanguíneo con los protagonistas que hacen de madre y los que hacen de hijos e hijas. Por ello hemos elegido una colección de obras tan dispares que representan ese vínculo materno desde muchas perspectivas, estilos y épocas.

 

Dado que el arte al igual que la maternidad son emociones y sentimientos, llenos de matices y enfoques y como ambas, se mantienen más allá del tiempo y de la vida. Porque todos sabemos que madre no hay más que una ¡Feliz día de la madre! Estés donde estés y tengas la madre que tengas.

Comentario