Gillis Neyts de Brabante fue un artista muy activo en Amberes y Namur. Recorrió, según documentos encontrados, España, aunque se cree poco probable que el pintor visitara Italia, a pesar de que algunas de sus obras tienen un estilo italianizante. El pintor Gillis Neyts es conocido por sus amplios paisajes, pintados en tonos verde, marrón y amarillo, siguiendo el estilo flamenco. En la mayoría de sus obras pueden verse paisajes montañosos con castillos, ruinas cubiertas de vegetación y pueblos o aldeas representados en la lejanía.

Joost Cornelisz Droochsloot es un pintor vinculado a la Escuela de Utrecht y el único que representó paisajes y diversiones invernales. Sus obras se basan en paisajes de pequeñas aldeas, pobladas por personajes variopintos de cualquier estatus social, donde lo que sucede en la vida cotidiana es la principal protagonista de sus escenas. Sus cuidados detalles hacen posible, por ejemplo, saber cuál era la moda de finales del siglo XVI.

Atribuido a BONAVENTURA PEETERS. Paisaje costero con barcos de pesca

Atribuido a BONAVENTURA PEETERS. Paisaje costero con barcos de pesca

Bonaventura Peeters fue un pintor flamenco especializado en pequeñas marinas llamadas Zeekens. Sentía predilección por las escenas de naufragios y tormentas marítimas a las que les añadía dramatismo pintando grandes nubarrones oscuros. Sus imágenes de puertos, marineros y barcos nos trasladan a localizaciones reales de la costa Mediterránea, la costa Escandinava y Oriente Próximo.

Alexander Adriaenssen se especializó en bodegones, cuadros de flores y peces, bajo la tutela de su primer maestro Artus van Laeck. Viendo esta pintura, es imposible no recordar la hermosa obra de Clara Peeters, hay más similitudes entre estos 2 artistas flamencos nacidos en Amberes y coetáneos. La habilidad para representar alimentos frescos y la transparencia de los objetos fabricados en cristal o metal, son de una calidad sobresaliente. El Marqués de Leganés, muy aficionado a la pintura de Adrianssen, le regaló 4 bodegones a Felipe IV que se conservan en la actualidad en el Museo del Prado.

Isaac Willaerts era el segundo hijo del pintor naval holandés más importante de Utrecht, durante la primera mitad del siglo XVII: Adam Willaerts. Quizás por ello, Isaac Willaerts se especializó en marinas, naturalezas muertas con peces y escenas cotidianas que ocurrían en los puertos pesqueros y en las playas que representaba, junto a sus innumerables barcos ¡aunque muy pocos naufragaron! Como miembro de la Escuela de Utrecht, se vio influenciado por la obra de Hendrick Cornelisz Vroom, destacando en sus pinturas las pinceladas amplias.

Tobias Verhaecht es otro de nuestros paisajistas flamencos cuya obra estará a la venta en Lempertz el próximo 20 de septiembre a las 14:30 h. Está considerado como el primer maestro que tuvo Rubens y fue pintor en la corte del archiduque Ernesto de Austria en Amberes. Los paisajes montañosos de Tobias Verhaecht se caracterizan por sus vistas panorámicas, sus montañas abruptas, horizontes enormes, por su calidad y buen gusto.

El estilo de Cornelis Mahu es similar al de Bonaventura Peeters. Marinas, escenas de género con figuras llenas de vida o bodegones de muy alto nivel artístico, fueron el amplio repertorio estilístico que Cornelis Mahu nos legó desde su ciudad natal de Amberes. Su obra destaca por el realismo que tienen sus naturalezas muertas y por ser uno de los pocos artistas que pinto escenas de guardia, con oficiales, soldados, mercenarios y prostitutas como protagonistas.

David Teniers el Joven fue un artista prolífico del que se calcula pudo haber pintado unas 2.000 obras. Está considerado uno de los mejores pintores de género flamenco de su época. Las escenas de campesinos, tabernas, alquimistas y médicos están bien representadas en su obra, trabajo que combinaría con el de pintor de la corte en Bruselas y pintor de escenas religiosas y bodegones. Su estilo evolucionaría con los años hasta conseguir dar al paisaje, un lugar importante en su obra.

Paolo Fiammingo Franceschi nació en Amberes aunque fue más activo en Venecia donde se estableció en 1580. Hay quien afirma que probablemente Fiammingo trabajó junto a Jacopo Tintoretto. Sus paisajes fueron más valorados que sus escenas con personajes, aunque no carecían de nivel, también trabajó la pintura histórica, así como las escenas mitológicas y las alegorías. Una de estas representaciones, en forma de alegoría de las cuatro estaciones donde se representan una serie de labores campestres que se encuentra expuesta en el Museo del Prado.

Puedes consultar el resto del catálogo de Lempertz, disponible en Barnebys en este enlace.

Artículo escrito por Ana Isabel Escriche del equipo editorial Barnebys España.

Comentario