August Wilhelm Ahlborn (Hannover 1796 – Roma 1857) firma este óleo sobre lienzo de 1836 donde puede verse la Bahía de Nápoles y el Monte Vesubio. August Wilhelm Ahlborn comenzó sus estudios en la academia de Berlín en el año 1820. Más tarde realizaría tres largos viajes a Italia que casi ocuparían un tercio de su vida, es así como los paisajes italianos tienen un papel central en la obra de este artista alemán. Karl Friedrich Schinkel tuvo una influencia importante y duradera en el trabajo de August Wilhelm Ahlborn. Esto es especialmente evidente en su obra "Die Blütezeit des Mittelalters" de 1829 que se encuentra expuesto en el museo Kunstmuseum - Öffentliche Kunstsammlung de Basilea. Solo un año antes, pintaría su obra "Colosseum & Via Sacra", con la que se haría famoso. Entre sus otras obras más conocidas se encuentran "Blick in Griechenlands Blüte" de 1824, una copia de las obras "Gotischer Dom am Wasser" y·"Mittelalterliche Stadt an einem Fluss" ambas de Karl Friedrich Schinkel de 1813 y 1815 respectivamente, las cuales se encuentran expuestas en el Alte Nationalgalerie de Berlín.

Nápoles también es el protagonista de este paisaje firmado por Jacob Philipp Hackert y fechado abajo a la izquierda. Este dibujo fue realizado en 1798, el año en que Hackert fue llamado como pintor de la corte de Fernando IV en Nápoles. El reino de Nápoles acababa de declarar la guerra a Francia y se estaba preparando para el conflicto militar. Hackert observó estos acontecimientos con creciente preocupación y se retiró más y más de la vida de la corte, dando largos paseos por el golfo de Pozzuoli. Fue aquí donde hizo el presente trabajo, que muestra las islas de Capri y Procida, como se ve desde el Cabo Miseno. Cuando los franceses conquistaron Nápoles en 1799, Hackert huyó a Livorno en el Gran Ducado de Toscana. Más tarde se estableció en Florencia y murió en la cercana ciudad de San Piero di Careggio en 1807.

Giovanni Antonio Guardi trabajó como pintor a los servicios del aristócrata alemán Marshal Johann Matthias Reichsgraf von der Schulenburg durante casi 17 años, desde 1729 hasta 1746. Johann Matthias von der Schulenburg fue uno de los mayores coleccionistas de arte de la Venecia del siglo XVIII y pudo tener hasta 106 obras de la escuela de Guardi en su colección privada. Estas incluían copias de obras de otros pintores, sobre todo de retratos de gobernantes de la época que eran uno de los motivos favoritos de Johann Matthias von der Schulenburg para coleccionar. Entre otros, Giovanni Antonio Guardi pintó retratos de Felipe V, el primer Borbón en ascender al trono de España, su segunda esposa Isabel Farnesio y su hijo y heredero Fernando VI. Basó estas obras en los retratos realizados por Louis Michel van Loo. Según una etiqueta en la parte posterior del lienzo, la obra permaneció en posesión de la familia von der Schulenburg hasta el año 1957. El libro de cuentas del archivo familiar registra un retrato del Príncipe de Asturias, pagado en 1746, que se supone hace referencia a este trabajo. El príncipe del retrato ascendió al trono en julio de 1746 como Fernando VI de España.

Otro de los hermanos Guardi: Francesco Guardi, estará presente en la subasta de Lempertz del 16 de mayo sobre Pinturas, dibujos y esculturas de los antiguos maestros. Las obras de Francesco Guardi, al igual que las de Antonio Canal (llamado Canaletto), han contribuido en gran medida a dar forma a nuestra imagen mental de qué es el arte veneciano. A diferencia de otros pintores de vedute (pintura de paisajes) de la época, Guardi estaba exclusivamente interesado en mostrar la apariencia exterior de Venecia y en la atmósfera mágica de esta ciudad única. Varios años antes de la creación de este trabajo, la orgullosa república marítima de la Serenissima había caído en manos de Napoleón. Esto llevó al desarrollo de un estilo de arte nuevo y más austero que rompió con la tradición centenaria y fue defendido por el último gran artista de la ciudad, Antonio Canova. Mientras los colegas venecianos de Guardi se dispersaron por Europa para decorar los palacios e iglesias del Antiguo Régimen, Guardi nunca abandonó su ciudad natal. Permaneció en Venecia como artista independiente, pero murió antes de poder disfrutar de su bien merecida fama como uno de los grandes maestros de la pintura veneciana. La mayor parte de su obra, especialmente las obras del final de su carrera, forman parte de los llamados "capriccios" (caprichos) generalmente una fantasía arquitectónica, donde se mezcla en la obra fantasía y realidad, con paisajes imaginarios, arquitectura y ruinas pobladas por felices habitantes. Estas obras se caracterizan por sus vivos contrastes y pinceladas rápidas y magistrales. Hay varias versiones de igual composición a ésta, que Morassi ha buscado y publicado minuciosamente, que describe el presente trabajo como una "ópera brillante y espirituosa" y lo fecha entre 1770 y 1775.

Venecia es también la protagonista de esta obra que muestra la vista de Venecia como se vio desde el mar durante siglos. Basado en la vedute Vista del Palacio Ducal de Venecia de Canaletto realizado en la década de 1730, este punto de vista influyó en toda una generación de artistas venecianos. Representa todos los edificios religiosos y seculares más importantes de la ciudad: el Palacio Ducal, la Iglesia de San Marcos, el Campanile, así como la Biblioteca Marciana y la Zecca, ambos diseñados por Jacopo Sansovino. En la entrada del puerto vemos el Bucintoro, la suntuosa barca de los Dux, de color rojo y dorado. La obra representa la ceremonia de clausura de la Festa del'Ascensione, conocida localmente en Venecia como la Festa della Sensa. Durante esta espectacular fiesta en el Día de la Ascensión, el Dux se casa ritualmente con el mar. Acompañado por una multitud de barcos y todas las personalidades más importantes de la ciudad, el Dux zarpaba con el Bucintoro y arrojaba un anillo al agua. El comienzo y el final de la ceremonia estaban marcados por el barco estatal que partía y volvía a la boca del puerto cerca del palacio del Dux. En esta pintura puede verse a los altos dignatarios y a la población congregada alrededor del Palacio Ducal y varios puestos de mercado en madera se han establecido en la piazetta entre el Palacio Ducal y la Biblioteca Marciana. Dario Succi atribuye esta vedute a Apollonio Domenichini sobre la base de una comparación estilística con vedutas firmadas por este artista. Apollonio Domenichini fue uno de los pintores de vedute venecianos que gozó de gran popularidad internacional entre los coleccionistas por sus puntos de vista de Venecia y sus alrededores.
La casa de subastas alemana tiene un mes completo de citas, estas son las fechas de las mismas:

15 de mayo: Subasta de Artes Decorativas.

16 de mayo: Maestros antiguos y Arte del siglo XIX.

1 de junio: Subasta de fotografía y arte moderno.
Descubre todo el catálogo de Lempertz, aquí en Barnebys.

Comentario