El pintor francés Gustave Caillebotte (1848 París - 1894 Gennevilliers), era el hijo de un fabricante de paños de la clase alta de París. La familia tenía una amplia casa de campo en Yerres, cerca de la capital francesa, así como una noble mansión en la capital francesa. Caillebotte comenzó a dibujar y pintar a la edad de doce años. En 1873 estudió en la École des Beaux-Arts.

Heredó la fortuna de su padre con tan solo 25 años, y teniendo la seguridad económica de por vida, se permitió dedicarse a la pintura y a apoyar a artistas amigos como mecenas. Apoyó especialmente a Edgar Degas, Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir, comprando varias de sus pinturas y organizando exposiciones.

GUSTAVE CAILLEBOTTE. Retrato del artista. Museo de Orsay (París) GUSTAVE CAILLEBOTTE. Retrato del artista. Museo de Orsay (París)

Cuando la madre de Caillebotte murió en 1878, se vendió la finca en Yerres. Tres años más tarde, el artista encontró un nuevo hogar rural en el municipio de Gennevilliers, al noroeste de París. Gennevilliers jugó un papel importante para los impresionistas, artistas como Monet y Renoir pintaron las vistas de esta pequeña ciudad en repetidas ocasiones. A medida que atraía a más y más parisinos para disfrutar de sus alrededores.

Además del arte, Gustave Caillebotte era un apasionado del deporte a vela. Esta afición, le sirvió en varias ocasiones como un motivo de inspiración para sus pinturas. La pintura “Voiliers sur la Seine à Argenteuil”, que presenta la galería londinense Dickinson en TEFAF, es un ejemplo del amor de Caillebotte por la vela. En la obra se muestran cuatro barcos que se encuentran en las orillas del Sena, iluminados por el sol. Un quinto, se acerca a toda prisa con la vela desplegada. La reproducción exacta del paisaje y las casas, al otro lado del río Sena, demuestra que Caillebotte tenía esa imagen muy cerca de su propia casa.

GUSTAVE CAILLEBOTTE. Voiliers sur la Seine à Argenteuil (1886) GUSTAVE CAILLEBOTTE. Voiliers sur la Seine à Argenteuil (1886)

Voiliers sur la Seine à Argenteuil es una obra muy personal del artista, no destinada al público (como hombre rico que no tenía necesidad de pintar para los demás). La pintura nunca fue expuesta en vida del artista, Caillebotte la realizó para sí mismo, como es el caso de más de sus 500 obras, nunca vistas por el público. Voiliers sur la Seine à Argenteuil está desde 1973 en una colección privada, después de casi medio siglo, ahora puede verse de nuevo.

TEFAF tendrá lugar del 22 al 26 de octubre en el histórico Arsenal de Park Avenue, en Manhattan (Nueva York). Galerías de arte, antigüedades y distribuidores de todo el mundo, incluyendo Alemania, Italia y Suiza, estarán exhibiendo fantásticas pinturas y obras de arte. Toda la información acerca de la exposición se puede encontrar aquí.

Comentario