Hace unas semanas en Oslo se publicaba un estudio realizado por los científicos Fred Prata, Alan Robock y Richard Hamblyn que afirman haber identificado la razón detrás del cielo sangriento que une las 4 versiones de "El Grito" de Munch; una de las pinturas del más famoso pintor del movimiento expresionista.

EDVARD MUNCH EDVARD MUNCH. "El Grito". La pintura forma parte de la colección de la Galería Nacional de Oslo

¿Quieres saber cuándo batió "El Grito" de Munch todos los precios de una subasta? Lee nuestro artículo: 8 obras que superaron los registros de ventas de los últimos años.

Además de por su valor artístico, la pintura es tan conocida por los dos robos que sufrió, en 1994 y 2004. En particular, la más reciente de la que puedes conocer toda su historia en nuestro artículo: Dos de los robos más asombrosos de la historia del arte provocó una gran protesta en los medios de comunicación. Básicamente porque fue robada del museo en Oslo que la tenía expuesta por dos hombres armados. Por fortuna, el lienzo fue recuperado tan solo dos años después, con un ligero deterioro.

EDVARD MUNCH EDVARD MUNCH. Las cuatro versiones de "El Grito". Imagen vía: journals.ametsoc.org

"El Grito" de Munch está considerada como una de las pinturas más angustiosas del arte occidental y su única teoría hasta ahora sobre su interpretación, se basada en la expresión de un estado emocional demente. Munch pintó numerosos bocetos y hasta cuatro versiones de "El Grito" entre los años 1893 y 1910, después de que su hermana Laura fuera internada por un trastorno bipolar.

El origen de la pintura está documentado en una nota escrita por el pintor noruego que dice: "Paseaba por un sendero con dos amigos - el sol se puso - de repente el cielo se tiñó de rojo sangre, me detuve y me apoyé en una valla muerto de cansancio - sangre y lenguas de fuego acechaban sobre el azul oscuro del fiordo y de la ciudad - mis amigos continuaron y yo me quedé quieto, temblando de ansiedad, sentí un grito infinito que atravesaba la naturaleza".

"Empecé a gritar también, pero nadie me estaba escuchando. Me di cuenta de que tenía que gritar a través de la pintura, y luego pinté las nubes como si estuvieran llenas de sangre, hice gritar los colores. No me reconoces, pero ese hombre soy yo". (Edvard Munch)

Un fenómeno meteorológico

Leyendo los alegatos que escribe en su diario Edvard Munch, todo parecía indicar, en realidad, que el grito de angustia y soledad de la figura en primer plano era la del propio autor y la de toda la humanidad. Un emblema de la angustia existencial inherente de nuestra especie en la sociedad actual. Una interpretación que sigue siendo totalmente válida, pero que está enriquecida con un detalle que hace que la imagen representada sea aún más interesante, desde un punto de vista científico.

puesta de sol Una puesta de sol después de una erupción volcánica en Chile. Imagen vía: F. Prata a través de journals.ametsoc.org

En el año 2000, uno de los científicos del equipo Robock había rastreado el origen físico del color rojo sangre del cielo aparecido en el lienzo hasta la erupción del volcán Krakatoa de 1883, que pudo haber causado ese inusual color del cielo incluso a miles de kilómetros de distancia. Las pinturas de Munch, sin embargo, datan de unos 10 años después de ese fenómeno de la naturaleza, así que parece un poco inverosímil que fuera el motivo.

Nubes de nácar Una serie de fotografías que documentan el fenómeno de las "nubes de nácar" en enero de 2008. Imágenes vía: F. Prata a través de journals.ametsoc.org

El nuevo estudio ofrece otra explicación mejor. Según los científicos del Departamento de Física Atmosférica, Oceánica y Planetaria de la Universidad de Oxford, el fenómeno meteorológico que Edvard Munch captó en "El Grito" recibiría el fascinante nombre de: "Nubes de nácar". El fenómeno, que se produce a temperaturas muy bajas, a veces causa la formación de nubes rayadas, similares a las nubes cirros, en bloques casi monocromáticos y colores espectrales.

Después de haber verificado con algunos testimonios que confirmaban que el suceso había ocurrido en Oslo por esos años, los científicos han hecho un análisis de los colores de la pintura, comparándolo con fotos más recientes del fenómeno meteorológico y los colores y la forma de las nubes no parecen dejar muchas dudas.

Si este fuera el caso, "El Grito" de Munch sería la primera representación gráfica conocida del fenómeno meteorológico "Nubes de nácar".

Encuentra la obra de Edvard Munch disponible en Barnebys.

Comentario