Rafael Canogar es un pintor, escultor y grabador nacido en Toledo el 17 de mayo de 1935. Con tan sólo 10 años, Rafael Canogar ya es un gran aficionado al dibujo y es su padre, Genaro Rafael García-Cano Boix quien le compra sus primeras pinturas al óleo.

En 1946 la familia de Rafael se traslada a San Sebastián donde conocen al pintor vasco Jesús Olasagasti, quien recomienda que el joven Canogar estudie con su maestro Ascensio Martiarena. Dos años más tardes, se instalan en Madrid donde Rafael Canogar continua su aprendizaje junto al pintor Daniel Vázquez Díaz quien le introduce en la pintura cubista y en las obras de Georges Braque, Pablo Picasso o Joan Miró. La ciudad de Toledo sigue siendo un referente donde escapar en verano y pintar sus bellos rincones.

A principios de los años 50 llegan a Madrid sus primeras exposiciones y a mediados de esa década, se aventura a pintar sus primeras obras abstractas. Es en ese momento, cuando conoce a otro pintor y también otro estilo: el Expresionismo Abstracto e Informalismo de Luis Feito López.

Llegado a este punto, es cuando Rafael Canogar se abre al mundo, varias exposiciones y viajes a París, Barcelona, Florencia, Alejandría, Venecia.... El crítico de arte Manuel Sánchez Camargo diría de él en la presentación de una exposición: "Acento de ascetismo, de cilicio, de martirología, de la pintura que le caracteriza", subrayando las texturas matéricas, espesas y rugosas de la obra de Rafael Canogar.

A finales de los años 50, la revolución artística y el momento histórico, hacen que un grupo de pintores españoles, entre los que se encuentran Rafael Canogar, Luis Feito, Antonio Saura, Manolo Millares, Manuel Rivera, Martín Chirino, Juana Francés o Manuel Viola, entre otros, formen: El Paso y configuren el grupo de vanguardia española de posguerra. Las exposiciones colectivas de El Paso se suceden y de ello se hacen eco los críticos del momento ¡dentro y fuera de España!.

Inconformistas, tradicionales, modernos, informales, didácticos, la polémica está servida, pero el éxito también. En 1958 Rafael Canogar, firma un contrato con la galería italiana La Galleria L'Attico ubicada en Roma, con la que trabajará durante varios años y que le dará la oportunidad de trabajar en Italia, profundizar en la pintura italiana y ser protagonista también de las apreciaciones de los críticos italianos. De Canogar diría Nello Ponente: "dramaticidad de la forma... característica de la joven pintura española", Maurizio Calvesi, subrayó de su obra que era "inminente, amordazada y límpidamente dramática", mientras que Nello Ponente diría: "realidad de la propia experiencia y de la propia acción", "producto de la conciencia".

El Grupo El Paso se disolvería en 1960, tan sólo 3 años después de su formación, pero llegarían a exponer hasta en Nueva York y conseguirían lo que se habían propuesto al crearlo: romper con el aislamiento que sufría el arte en España. A pesar de esa disolución, Canogar no descansa ni de exponer, ni de viajar: España, Italia, Francia, Estados Unidos. A mediados de los años 60, el artista deja el informalismo para desarrollarse en la crónica narrativa y las imágenes urbanas.

En 1968, el fundador del Museo de Arte Vilafamés (Castellón) y crítico de arte Vicente Aguilera Cerni, diría de la obra de Canogar: "la versión estética basada en una reproducción objetiva, es también la revelación de un sentido. Es una llamada moral. De ahí la importancia del último quehacer de Canogar: el haber logrado, en términos artísticos, la unión entre el plano estético y el plano ético. Ha conferido, al cansado oficio de hacer arte, una dignidad que parecía irremisiblemente perdida".

La trayectoria expositiva de Rafael Canogar durante los años 70 alcanza Alemania, Brasil, Noruega, Suecia y Venezuela, sin dejar de exponer en las ciudades y países anteriores y de obtener reconocidas exposiciones retrospectivas y homenajes en varios museos y galerías de arte. En los años 80 es premiado y reconocido por el Ministerio de Cultura de España y Francia lo ordena Chevalier de L'Ordre des Arts et des Lettres. Adquiere nuevas responsabilidades como miembro del Consejo Asesor de la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, miembro de la Junta Directiva del Circulo de Bellas Artes de Madrid, vocal del consejo de Administración del Patrimonio Nacional donde crea la Colección de Arte Contemporáneo de España.

A finales de los años 80 Rafael Canogar viaja y expone en Asia; India, Corea del Sur, Taiwan, Tokio. Durante la década de los 90 incrementa las exposiciones y retrospectivas que lleva hasta la fecha y también los reconocimientos. Por su labor en relación con el Patrimonio Nacional, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España, le concede la "Encomienda de la Real Orden de Isabel la Católica", es Doctorado Honoris Causa por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y se le concede la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. La obra de Canogar llega a Chile, Croacia, Omán y Siria.

 

Sin parar de exponer y de trabajar llegamos al 17 de mayo del 2018 en Barnebys para decirle: ¡Feliz Cumpleaños Rafael Canogar!

Comentario