En el año 1936 en Suiza la marca Max Fiedler Photo Industrie Mafi fabricaba una copiadora de documentos y fotografías. Viendo el estado de conservación de esta antigüedad una piensa que es una estupenda pieza para coleccionistas o para entrar a formar parte de un museo de la imagen. Máquinas de este estilo fueron empleadas en la Segunda Guerra Mundial para falsificar documentos. Está fabricada en madera con partes metálicas y una placa de vidrio en el interior. En el lado derecho del dispositivo hay una bomba de vacío.

Otra pieza de despacho vintage es esta máquina de escribir estadounidense que fue fabricada en el 265 de la calle Broadway de Nueva York en el año 1893 por la compañía American Typewriter. En su época se anunciaba como: "una inversión espléndida para aquellos que no pueden permitirse el tiempo para aprender y el dinero para comprar una costosa máquina de escribir". Con un precio de venta en el mercado de alrededor de 5 dólares frente a las máquinas de escribir estándar más grandes que costaban 100 dólares. Llama la atención su funcionamiento, poco habitual a lo que estamos acostumbrados. El diseño de su inventor, Louis Philippe Valiquet, permitía mover primero el puntero para seleccionar el tipo de letra con una sola mano y a lo largo del índice curvado y luego con la otra mano se presionaba una palanca, para que se imprimiera la letra, a la vez que hacía avanzar el carro para dejar espacio para un nuevo carácter. Sin duda, un tesoro en el mundo de las antigüedades.

Seguimos fascinados por las antigüedades con esta cámara fotográfica Kodak Cartridge No 4 es la cámara clásica ideal para los coleccionistas. La marca Eastman Kodak Company fue creada en Rochester (Nueva York) en el año 1888 y su gran éxito fue la introducción del carrete de papel, lo que hacía mucho más ligero todo el aparato. Uno de sus primeros modelos, fue este tipo de cámara de fuelle de cuero que se fabricó desde 1897 hasta el año 1907. En las primeras versiones, hasta el año 1900, el frente se construía en madera, para construirse en metal. La cámara fotográfica Kodak Cartridge No 4 era capaz de usar placas de vidrio o 12 exposiciones en la película de rollo No. 104 sin recargar y tomar imágenes de 10 x 12 centímetros. Un objeto que quedará perfecto como elemento decorativo en tu estudio fotográfico.

 

No hay duda de que la marca Coca-Cola tiene sus propios seguidores y coleccionistas, dedicados especialmente a ellos, se encuentra este lote que se compone de tres pins de Coca-Cola conmemorativos. El pin conmemorativo de 5 años es de oro y esmalte, el de 15 años está bañado en oro y esmalte y finalmente el pin conmemorativo de los 25 años de servicio es una rareza para los que atesoran artículos de esta bebida refrescante americana. Este tipo de pines conmemorativos datan de finales de la década de los 60 del siglo XX y se otorgaban a los empleados de Coca-Cola por sus años de servicio.

Dejamos Estados Unidos para fijarnos en una pieza local, a medio camino entre una joya y una obra de arte, se encuentra este exclusivo colgante diseñado por el artista catalán Salvador Dalí, convertible en pulsera. La joya, fabricada en oro de 18 K. con el cierre firmado por Dalí igual que la figura que a la vez viene numerada, muestra la figura de Cristo de San Juan de la Cruz entre una corona de espinas que está inspirada en el cuadro de Salvador Dalí pintado en 1951 y que se conserva en la actualidad en el Museo Kelvingrove de Glasgow (Reino Unido). De este modelo se fabricaron tan solo 10 unidades y ésta pieza corresponde al número 2. De otros modelos se llegaron a fabricar hasta 1000 copias, alcanzando en subasta cifras de hasta 2.000 €. Viene acompañada del estuche original con la firma de Salvador Dalí y del certificado de originalidad de Exmundart.

Por último, destacamos este precioso trabajo realizado artesanalmente en plata repujada sobre una base de madera. Esta benditera es una pieza única de orfebrería que luce dos tallas de hueso en los laterales. Las benditeras se utilizan en ambientes domésticos y sirven para que los creyentes cristianos se santigüen al acostarse o levantarse, al igual que se santigua el feligrés al entrar en la iglesia. Las benditeras domésticas se suelen situar junto a la puerta de entrada de la casa o en la puerta del dormitorio. Sin duda una antigüedad religiosa a tener muy en cuenta.

Consulta todos los lotes de la Subasta Temática Antigüedades, Arte, Joyería, Relojes y Vintage 2018, donde podrás pujar desde el 3 al 10 de mayo, en este enlace.

Comentario