Mark Twain, sin duda, tenía razón y lo mismo se aplica a las antigüedades. Jean Dubuffet, unas décadas más tarde dijo: "todo es un antiguo futuro". Suponiendo que viviéramos cien años, las antigüedades existentes ya no volverán más. Lo que sin duda afectará a su valor en el futuro. Tanto en el económico como en el valor histórico y emocional.

Stand de Åmells montado en Grand Antiques hace unos años Stand de Åmells montado en Grand Antiques hace unos años

Hay una opción viable: la reaparición de rarezas
Este año es el año en que vamos a empezar a ver un cambio en nuestra relación con las antigüedades clásicas. Un cambio que va a convertirse en una tendencia de varios años y que tiene que ver con la forma en que consumimos y que adopta a nivel mundial una fuerte tendencia, la sostenibilidad. No menos importante es el aumento y la comprensión por la calidad. En la última década han destacado los diseños de 1900 y el arte contemporáneo, el interés aumenta lentamente.

Patriotismo, protestas y pinceladas femeninas
Además de esa tendencia mundial (y en muchos aspectos la más importante), basada en la sostenibilidad el año 2017 viene marcado por el nacionalismo, la historia, la personalidad, la singularidad y la igualdad.
El clima político siempre ha influido en el mercado de arte y antigüedades. Los precios de las acciones caen, las fluctuaciones monetarias y sanciones del mercado afectan, a veces, de un día para otro.
Aunque parezcan ser una contradicción, veremos dos direcciones importantes durante este año. Una de ellas será la tendencia global que incluirá el arte político. Todo, desde caricaturas a formas más sofisticadas de opinión se verán en la pintura contemporánea. Se trata de cuestionar y provocar con el arte. Cada vez hay más exposiciones basadas en el tema y los museos se ven cada vez más activos en situar el arte en nuevos contextos.
(Recomiendo una visita a la galería de Estocolmo, Galerie Fors Blom, que recientemente estrena exposición del artista y activista chino Ai Weiwei)
Al mismo tiempo, vemos una tendencia en el mercado más proteccionista. Notaremos una nueva ola de precios para el arte "doméstico". Ya después del Brexit se observó un cambio en el precio del arte en Inglaterra, una tendencia que continuará, además de infectar a otros mercados como EE.UU..

Un ejemplo fue la subasta de David Bowie que se vendió por una cantidad récord.

La historia de portada está a punto de ser completada
Ya se han escrito muchos capítulos en la historia del arte de lo que se ha perdido cuando se trata de arte creado por mujeres artistas.
En los últimos años, se ha producido una cierta reparación cuando el arte de, por ejemplo, Hilma af Klint, Georgia O'Keeffe, Frida Kahlo y Yayoi Kusama se muestra en las exposiciones de los museos más importantes y son aclamadas por la crítica y son muy populares en todo el mundo. Este año, los principales marchantes de arte, los propietarios y curadores de las galerías del mundo hacen todo lo posible para encontrar mujeres ocultas u olvidadas, artistas que deberían tener un lugar en la historia del arte y que aún no se ha podido escribir. Dos ejemplos en Suecia para ver posiblemente sean: el arte de Marie Krøyer, tesoro descubierto por Claes Moser y la exposición de Gerda Wegener en Millesgården.

Doble retrato que representa a la pareja de artistas daneses. Marie pintada por Peder Severin, mientras que su marido fue pintado por la propia Marie Doble retrato que representa a la pareja de artistas daneses. Marie pintada por Peder Severin, mientras que su marido fue pintado por la propia Marie

Pero como ya he dicho la gran tendencia que se mantendrá unos pocos años es lo antiguo. Si tuviera un almacén vacío y una cartera bien llena de dinero, no dudaría ni un segundo: Me gustaría comprar antigüedades. Por la sencilla razón de que están hechas con la calidad para durar varias generaciones. Una manera más amigable con el medio ambiente de consumo sostenible y consumo responsable. Además de que la mayoría de las piezas son preciosas, personales y llevan una historia interesante atrás y que sin duda añaden otra dimensión de gran valor. Pero sobre todo es ¡vergonzosamente barato!

Comentario