La erótica sigue siendo un tema delicado en el mundo del arte, incluso en la página web que precede a ''Erotic Art Online'', el compañero digital de la venta de ''Erotic: Passion and Desire'' de Sotheby's del 15 de febrero del 2018, la reputada casa de subastas de Londres publica la siguiente advertencia: ''Tenga en cuenta que esta venta incluye imágenes de desnudos e imágenes de naturaleza sexual que algunos espectadores pueden considerar indecentes''.

MEL RAMOS. H. Upmann MEL RAMOS. H. Upmann. Trabajo número 1 de una edición de 8 (2006). Imagen: Sotheby's

Es casi seguro que estas advertencias tengan amparo legal, pero también están promovidas por el bagaje cultural que transmite el arte erótico. Más que cualquier otro género, el arte erótico vive únicamente en el ojo del espectador. Para algunos, el arte sexualmente explícito es un signo de que nuestra sociedad permisiva es descarnada, para otros es una expresión natural de positividad sexual. Recientemente, una tercera perspectiva se está generalizando, y es que los espectadores lidian con el contenido del arte erótico a través del movimiento #MeToo (movimiento organizado para denunciar los casos de acoso sexual tras el escándalo de Harvey Weinstein).

Mel Ramos MEL RAMOS. Peekaboo Brunette # 4. Firmado y titulado (2006). Imagen: Sotheby's

Las pin-ups tradicionalmente sexys de Mel Ramos, dos de los cuales aparecen en ''Erotic: Passion and Desire'' de Sotheby's, nos recuerdan que hay hombres y mujeres que encuentran que las curvas carnosas y las expresiones de las modelos desnudas son atractivas, mientras que otros piensan que el artista de arte pop, camina entre el mal gusto y la técnica impecable. Por supuesto, algunas personas rechazan sistemáticamente o incluso se enojan con los temas trabajados de Ramos.

ROBERT MAPPLETHORPE. Eric ROBERT MAPPLETHORPE. Eric. Firmado, fechado y numerado 3/15 (1980). Imagen: Sotheby's

Del mismo modo, nada permanece demasiado en las fotografías de hombres desnudos de Robert Mapplethorpe; tres de las cuales se presentan en la próxima subasta de Sotheby's. Al igual que con Ramos, algunos admiran el virtuosismo técnico del artista, en este caso, como fotógrafo en lugar de pintor, pero muchos de los fanáticos de Mapplethorpe simplemente agradecen ver desnudos masculinos en un mundo del arte donde predominan los desnudos femeninos. En cuanto a los detractores de Mapplethorpe, van desde aquellos que no pueden distinguir su trabajo de la pornografía, a los homofóbicos endurecidos, que simplemente temen sus fotografías.
''Erotic: Passion and Desire'' no se asusta de ninguna de estas “minas terrestres” potenciales. De hecho, la subasta avanza deliberadamente sobre 90 trabajos, en forma de dibujos, grabados, fotografías y esculturas.

Dibujo Gustav Klimt GUSTAV KLIMT. Zwei Ringende Mannerakte (dos hombres desnudos practicando lucha libre) dibujados en 1904-05. Imagen: Sotheby's

La venta comenzará con un par de dibujos de Gustav Klimt de 1904-1905 y de inmediato nos enfrentamos a otro desafío del género. En un dibujo, Klimt nos presenta a dos hombres desnudos que luchan. El dibujo está incluido en esta subasta particular, presumiblemente, porque los hombres están desnudos, pero la pieza es más un ejercicio de composición y representación de la forma humana que un intento de acelerar el pulso del espectador, la misión principal de la mayoría del arte erótico.

Gustav Klimt dibujo GUSTAV KLIMT. Liebespaar Nach Rechts Liegen (Los amantes mienten) dibujado en 1904-05. Imagen: Sotheby's

Liebespaar Nach Rechts Liegen en el que la cabeza de una figura femenina está enterrada en la entrepierna de su pareja masculina, destaca menos por su composición que por su contenido. No podemos ver exactamente lo que está haciendo la mujer de la escena, pero Klimt extendió los brazos del hombre por encima de su cabeza, que está girada hacia la derecha. Son inequívocos gestos que señalan su aparente abandono en un momento íntimo de éxtasis.

RICHARD AVEDON. Nastassja Kinski RICHARD AVEDON. Nastassja Kinski y la Serpiente. Fotografía (1981). Imagen: Sotheby's

Otras obras, como el famoso retrato de Richard Avedon de Nastassja Kinski envuelta en poco más que con una boa constrictor, fueron diseñadas para mostrarse sin ninguna advertencia. Publicada originalmente en Vogue, la fotografía de moda de Avedon era lo suficientemente sexy como para estimular la libido de un espectador y convertirse en un póster superventas. En la década de 1980, las paredes de los dormitorios de los jóvenes estaban decoradas con esta imagen.

PABLO PICASSO. Trois Nus Assis PABLO PICASSO. Trois Nus Assis. Firmado y fechado 5.2.67. Imagen: Sotheby's

Y luego está la obra de Pablo Picasso que nos devuelve al movimiento #MeToo. Como es bien sabido, Picasso produjo cientos de obras de arte erótico: ''Erotic: Passion and Desire'' ofrece a los postores la oportunidad de poseer dos de esos dibujos, uno de 1967 y otro de 1971. El primero, Trois nus assis, no debería afectar a la mayoría de los espectadores con una terrible controversia. Representa a tres mujeres charlando casualmente, como si estuvieran reunidas completamente vestidas en un café, en lugar de estar sentadas desnudas -aunque las piernas de una de ellas se separan inconscientemente- en el suelo.

PABLO PICASSO. Homme et femme nus PABLO PICASSO. Homme et femme nus. Firmado y fechado 29.11.71. Imagen: Sotheby's

Sin embargo, el segundo dibujo de Picasso, titulado ''Homme et femme nus'', nos introduce firmemente en el territorio de #MeToo. El catálogo de Sotheby's describe el trabajo sobre papel como una "representación sensual del cuerpo femenino y el viejo voyeurista detrás de ella", sugiriendo una relación benigna entre los dos, pero ¿de verdad? De hecho, ¿podría la figura femenina que está "encerrada en el abrazo de un hombre parecido a un sátiro" luchar en realidad contra las indeseadas sacudidas de un depredador sexual? Muchas mujeres sin duda, siempre sentirán el trasfondo de intimidación y la sugerencia de violencia transmitida por ''Homme et femme nus'', pero en nuestra era de #MeToo de repente, es difícil para muchos hombres ignorar estas interpretaciones, haciendo que el lugar del arte erótico en el mundo del arte sea más incómodo que nunca.

Puedes consultar el resto del catálogo de Sotheby's, aquí en Barnebys.

Texto traducido por Ana Isabel Escriche del texto escrito por Paige Ashley del equipo editorial Barnebys Estados Unidos.

Comentario