Los grandes artistas europeos de inicios del siglo XX como Henri Matisse, Pablo Picasso, Cézanne, Paul Gauguin, Ernst Ludwig Kirchner o Paul Klee miraron hacia el arte africano y lo transformaron en sus formas cubistas o su expresionismo. Ya es hora de que en el siglo XXI miremos de nuevo hacia el arte africano y lo descubramos. Numerosas ferias, salones, galerías y casas de subastas han puesto su mirada en las piezas que cada día aumentan la lista de objetos venidos de tierras lejanas. Se oyen los tambores de tribus ancestrales y las paredes se llenan de sensualidad y color.

El arte africano abarca periodos de gran importancia como el de la cultura del barro de Guinea Ecuatorial o de los bronces del antiguo Reino de Benín, pasando con todo el legado que llega desde Etiopía, una de las cunas culturales del continente. Aunque lo más conocido de África sea su legado egipcio, poco a poco, las figuras ceremoniales y las figuras-relicario (que servían para el culto de las divinidades y ancestros, protección de los espíritus o ritos de fertilidad) están entrando en las casas de subastas procedentes de Malí, Burkina Faso, Nigeria, Ghana, Togo o Senegal.

¿Por qué invertir en arte tribal?
Los expertos confirman que invertir en arte tribal es una buena opción por dos motivos: en primer lugar es que se pueden encontrar antigüedades tribales para todos los bolsillos, con precios asequibles a piezas por valor de unos cuantos ceros en la etiqueta. Ideal tanto para los coleccionistas que quieren comenzar en el mundo del arte, como para aquellos que ya son coleccionistas experimentados.

En segundo lugar las piezas que llegan a subasta son de excelente calidad, lo demuestra el hecho que muchas de ellas acaban en salas de museos. El mercado del arte tribal es uno de los sectores más interesantes para ver su evolución, ya que cada año crece, como ocurre con el mercado de arte chino. Una excelente manera de contribuir a frenar la pérdida de las culturas tribales y de la enorme diversidad étnica y cultural de un continente como África. Los compradores africanos están interesados en adquirir piezas de su patrimonio histórico y artístico.

En 2007 la Casa de Subastas Phillips vendió una pieza realizada con 12 máscaras africanas de David Hammons por 1.360.000 € y Christie's, una pieza Dylan Lewis (South African, b. 1964) de bronce por 274.000 €.

El arte africano también tiene un presente, atentos al “Recyclart”
Nombres como Hamed Outtara (Ouagadougou, Burkina Faso 1971), Xavier Sayago (Ouagadougou, Burkina Faso 1981) o Sahab Koanda (Bissinghin, Burkina Faso 1971) presentan colecciones rebosantes de ingenio, misticismo y reciclando materiales y conciencias. Es la nueva generación de artistas africanos, aquella que piensan en el arte como una forma de expresión, pero también en una forma de reciclar materiales y ayudar al planeta.

Desde París, Bruselas, Estrasburgo hasta Turín (Italia) o Sitges (Barcelona) recorren con sus obras las galerías más prestigiosas exhibiendo el arte africano más actual y contemporáneo que han bautizado con el nombre de “Recycl'art” (recup’arte), toda una filosofía. Si quieres ver expuesta algunas de sus obras, "Out of Africa" la galería de arte africano situada en Sitges tiene hasta el 6 de agosto una muestra de African “Recycl'art”.

En los últimos años, las ferias del sector han ido en aumento y han afianzado su continuidad con ediciones anuales, así por ejemplo, Tribal Art London, celebrará a primeros de septiembre del 2016, su novena edición en Mall Galleries. En París, Parcours Des Mondes, llega a su XV edición, del 6 al 11 de septiembre, con una selección de alta calidad y variedad. En Ámsterdam, Tribal Art Fair 2016 se celebrará del 27 al 30 Octubre con una amplia selección que incluirán joyas, esculturas, textiles, máscaras tribales, instrumentos musicales, joyas, armas y muebles procedentes de África, pero también de Oceanía, Indonesia, América del Sur, Tíbet y Filipinas.

Si quieres ver algunos lotes de arte africano en Barnebys, te aconsejamos esta selección.

Comentario