En 1812, la historia de la bella princesa Blancanieves apareció en la primera edición de los cuentos infantiles de los Hermanos Grimm. Blancanieves le debe su belleza a su madre, que quería una niña "tan blanca como la nieve, tan roja como la sangre y tan negra como el ébano".

La madre murió después del nacimiento de la pequeña Blancanieves y el destino ya conocido por todos siguió su curso. La segunda esposa del padre de Blancanieves, protagonizó la historia de la malvada madrastra, que envidiaba a la niña por su belleza y quería verla muerta. Blancanieves se escapó de las garras de su madrastra y se refugió en el bosque, entre un grupo de pequeños mineros. Después de muchas aventuras y pruebas, finalmente Blancanieves fue rescatada por un príncipe.

La historia de Blancanieves se convirtió en uno de los cuentos de hadas más famosos y queridos de los Hermanos Grimm que ha sido repetidamente reproducido y adaptado durante décadas. Incluso también lo haría el gigante cinematográfico Walt Disney.

La idea de producir una caricatura animada se produjo en 1935 en los estudios de Walt Disney. En ese momento, la compañía solo había producido cortometrajes de animación que se proyectaban en cines

El material para unos dibujos animados de larga duración proporcionó así el cuento de hadas de Blancanieves. A diferencia del modelo literario, Walt Disney quería centrarse más en los siete enanos y su potencial divertido. Esto también es evidente en el nombre de la película, que es Blancanieves y los siete enanitos.

Para su proyecto, Walt Disney tuvo que luchar con todo tipo de contratiempos. La burla provenía de las filas de Hollywood, había dificultades para el financiamiento de los bancos. No es de extrañar entonces que Disney impulsara a su equipo al máximo rendimiento. En total, cerca de 750 empleados estaban ocupados con la producción.

Como modelo para los personajes, se utilizaron caras conocidas de Hollywood: en 1929 en la primera entrega de los premios de la Academia, se entregaron a la actriz Janet Gaynor por Blancanieves, Douglas Fairbanks por el Príncipe y Harpo Marx por uno de los enanos. Como modelo para la reina maléfica, Disney usó una fuente muy diferente. La encontró en la Catedral de Naumburgo en la escultura de Uta von Ballenstedt, que se puede ver al lado de su esposo, el Margrave Ecardo II de Meissen. La escultura del siglo XIII representa una de las esculturas más importantes del gótico alemán.

Al final, todos los esfuerzos y molestias valieron la pena y Blancanieves y los siete enanitos se convirtieron en un éxito instantáneo en los cines estadounidenses. El concepto de animación con aspectos dramáticos, románticos y cómicos, resultó ser un éxito de público. Las canciones compuestas especialmente para la película también contribuyeron a la fama. Blancanieves y los siete enanitos sigue siendo una de las películas más exitosas de todos los tiempos.

Con el fin de transmitir "Blancanieves" a la audiencia fuera de los cines, aparecieron numerosos artículos de merchandising inmediatamente después del lanzamiento de la película. La gama de productos se expandió y se amplió, aún se pueden comprar dibujos originales que dieron origen a la película.

La subasta sobre Blancanieves contó con un total de 75 lotes disponibles en la casa de subastas Catawiki. Fue posible pujar por figuras, dibujos, juguetes, objetos decorativos y coleccionables del universo Blancanieves.

Si no quieres perderte el variado programa de subastas de cada semana de Catawiki, consulta lo que Catawiki tiene actualmente a subasta, aquí en Barnebys.

¿Te gustaría vender algo en Catawiki? ¡Es muy fácil, regístrate aquí!

Texto traducido por Ana Isabel Escriche del texto escrito por Gritta von Toll del equipo editorial Barnebys Alemania.

Comentario