"Adiós. Empezaron a demoler mi estudio en Beijing sin previo aviso". Con estas palabras, el artista y activista Ai Weiwei ha anunciado a sus seguidores de Instagram el enésimo ataque del gobierno chino contra él. Ai Weiwei que ahora vive en Berlín, después de permanecer detenido durante casi tres meses y bajo arresto domiciliario durante cuatro años, declaró en una entrevista ofrecida a Nation Public Radio (NPR) que "nos habían pedido que nos mudaramos antes de cierta fecha, lo cual no ha llegado todavía, así que la demolición ha sido una sorpresa".

View this post on Instagram

Demolition of my Beijing studio.Day three.

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el 4 Ago, 2018 a las 6:32 PDT

Debido a la falta de notificación, la demolición del estudio (en el que el artista ha estado trabajando de forma estable desde 2006) ha dañado algunas obras que aún no se habían transferido. El artista, sin embargo, siempre según NPR, en sus declaraciones quiso poner el énfasis no tanto en el daño material, sino en el daño social:

"Sin embargo, en comparación con los recuerdos que se han perdido, en comparación con una sociedad que nunca ha establecido la confianza en el orden social, una confianza en el estado de derecho, o una confianza en cualquier tipo de unidad en la defensa de los derechos de su pueblo, lo que he perdido en mi estudio es insignificante, y ni siquiera me importa. Hay ruinas mucho más profundas y anchas en esta sociedad en deterioro en la que la condición humana nunca ha sido respetada".

El artista siempre ha criticado las políticas del gobierno chino, la corrupción gubernamental, así como los ataques a los derechos humanos. Aunque las relaciones con el gobierno y el artista se han deteriorado a partir de 2009, un año después de que Ai Weiwei diseñara el estadio "Bird’s Nest" (El Nido del Pájaro) para los Juegos Olímpicos de verano del 2008. A partir del cierre forzado de su blog, el gobierno chino ha tomado medidas cada vez más estrictas en su contra, como la decisión en 2010 de demoler el estudio o el arresto sufrido de 81 días y que finalizó después del pago de una multa.

En todos estos años, Ai Weiwei no ha dejado de criticar duramente al régimen. En su opinión, la demolición del estudio de Pekín es solo la punta del iceberg de un programa de gentrificación (palabra que denomina el proceso urbanístico de algunas ciudades donde se rehabilitan espacios urbanos deteriorados construyendo edificios modernos de gran altura para provocar el aumento de los alquileres y obliga a las familias que vivían en la zona a abandonar sus hogares) y que en el caso que revindica Ai Weiwei está destruyendo muchos edificios de Shanghai y eliminando los hogares de numerosos mineros y trabajadores de la ciudad que deben irse obligados a vivir a la periferia.

View this post on Instagram

2018.08.09 18:00

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

Una publicación compartida de Ai Weiwei (@aiww) el 9 Ago, 2018 a las 3:55 PDT

El caso de Ai Weiwei no es un caso aislado, como Artnet ha denunciado, todo el distrito artístico de Chaoyang en Beijing está en peligro y muchas galerías, incluida la de Sarthe Gallery, se han visto obligadas a trasladarse con solo trece días de aviso.

Descubre los precios alcanzados por las obras de arte de Ai Weiwei, aquí en Barnebys.

Etiquetas